Martes, 27 de octubre de 2020

Los buitres acechan (Rosa Valdeón)

José Miguel Castañar, un escritor de Tenerife escribió una novela con este nombre donde retrata la codicia del ser humano, la falta de escrúpulos cuando se quiere sacar ventaja de la desgracia ajena, convirtiéndola en una oportunidad para medrar. Ahora que Rosa Valdeón ha dimitido, como era lógico que hiciera, puesto que, si bien “los políticos” son siempre los destinatarios de todo tipo de improperio, también es cierto que se les reclama una ejemplaridad en su comportamiento como no se hace con otros cuerpos de la Administración Pública. Conocidas las circunstancias de su dimisión y  sin esperar un minuto, ya merodean a su alrededor compañeros de partido que quieren obtener réditos de tan desgraciado suceso. De esta manera, no contentos con que ya no sea Vicepresidenta de la Junta de Castilla y León, lo que implica que su futuro político estará seriamente limitado, ahora le piden que abandone su escaño y, en previsión de que lo haga, están ávidos por ocupar su puesto cargos del PP de Zamora, como el señor Martínez Maillo, que además es un hombre de confianza de Rajoy: Vicepresidente del Partido Popular, nada menos. Es cierto que, el mismo que se postula para ocupar su escaño, solicitó prudencia hasta que no se conocieran los hechos, hecho que le honra. Sin embargo y al mismo tiempo, cargos de Génova o de Moncloa, como prefieran, presionaron al Presidente Herrera para que forzara la dimisión sin que hubieran pasado 24 horas. No es casualidad que Rosa Valdeón se opusiera a la obscena propuesta de limitar el derecho al aborto que propuso Gallardón y tampoco que su clara posición ante el ex ministro Soria, en muchos medios de difusión nacional, estuviera enfadando al monolítico partido al que pertenece. Se trata de un comportamiento habitual en los partidos políticos, a uno le toca hacer de policía bueno y a otro de malo. Lo importante es que todo quede en casa. En suma, hay dos candidatos para ocupar su escaño en las Cortes autonómicas, Valladolid y Zamora, y parece que quien puede llevarse la pieza es Zamora porque detrás está su representante Martínez Maillo.

 

La oposición ha hecho distintas declaraciones, el Sr. Tudanca ha incitado a seguir la conducta de Valdeón para pedir a otros cargos del PP que sigan su ejemplo, y el representante de Podemos se ha deshecho en alabanzas hacia ella. Sin embargo, estoy segura que ninguno de sus compañeros y, con bastante timidez, el resto de los partidos que “ahora” la toman como ejemplo, sean capaces de ocuparse de la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres como siempre ha defendido la ex vicepresidenta que, en una reciente iniciativa, promovió más de sesenta medidas para mejorar las condiciones de vida y laborales de las mujeres rurales. Un colectivo al que no suelen mencionar ni el líder de Podemos, ni el líder del PSOE, cada vez que critican el problema de la despoblación en nuestra comunidad autónoma. El mejor halago sería tomar buena nota de su compromiso con la igualdad.