Jueves, 29 de octubre de 2020

El pacto

 
 
Sinceramente creo que el Partido Popular y Ciudadanos hayan llegado a un acuerdo es un buen paso. Si me pongo idealista, en como deben de ser las cosas, creo que es una buena noticia para el "sindiós" político.
 
Rajoy anda metido en una continua bipolaridad que detesto. Primero por simplista y segundo por tramposa. En campaña "yo o el caos", y ahora "yo o prepararos para votar el día de navidad". Y por lo que parece ni me gusta a mi ni a las buenas gentes de Tabera de Abajo. Pero ayer todo este embrollo empezó a alisarse por la gracia de Rivera.
 
Todo y todos apuntan que ha sido el cítrico político catalán el que ha llevado la iniciativa en propuestas,condiciones y medidas concretas. Haciendo de la necesidad popular tragadera. Y tecleo eso de que "todo apunta" muy a conciencia, porque en esto hay mucho cubito y mucha bolita. Pero no puedo ocultar cierto decaimiento y hasta sonrojo de observador con su corazoncito, como el Partido Popular ha perdido capacidad reformadora y sobre todo lógica renovadora, abdicando desde hace tiempo de la política callejera, esa que le preocupa a la gente.
 
Y me dirán que los acuerdos parten del consenso, de la negociación, de eso que se llama pulir esquinas y acercar posturas. Si, es cierto. Pero al cesar lo que es del cesar. Quien empezó por marcar el territorio fueron los naranjas o al menos así se ha escrito esta historia: Tu te quedas con el papel de moderador, de estadista sin estado, y yo con el cofre del tesoro.
 
Pero intuyo que detrás del centenar de medidas,de comparecencias solemnes, mesas plagadas de negociadores, por cierto, dudosamente útiles con tanta señoría. Hay pose, mucha pose y táctica, mucha táctica.
 
Aquí la cuerda va de un lado para otro en función del interés, de los tiradores que trincan los extremos y de los que andan agazapados intentado enganchar soga.
 
Con este acuerdo Ciudadanos refuerza su posición de centro, de solucionador. Favorece el gobierno de un PP rajoniano que hace unos meses, pocos, era la encarnación de la corrupción y las prácticas oscuras. Y la vez apacigua la disidencia popular que se refugió en sus papeletas. Todo por la patria.
 iv>
El PP consigue sumar para seguir en la cresta de la ola, que es lo que importa. Y sigue poniendo contra las cuerdas al veraniego Sánchez para alcanzar el objetivo. Y aquí abro un paréntesis, y no soy soy sospechoso, o si, no sé. Pero tengo que teclearlo, se me van los dedos ...
 
Porque si mientras a Sánchez le han dado hasta en el cielo de la boca,  cibernéticamente hablando,  por irse de vacaciones o lo que sea. Todavía no he escuchado a nadie si opinan lo mismo de que quien está en plenas negociaciones de investidura se tomará también sus tiempos de asueto para pasear en modo legionario por su querida Galicia. A cada uno lo suyo.
 
Y volviendo a Sánchez. Da la impresión que todo esto le pilla a contrapie. La verdad es que no sé que pasará con sus votos, sus abstenciones o lo que quieran pulsar sus diputados. Pero tengo claro tres cosas. Que si hay elecciones el día de navidad, menos en Tabera, será culpa del que hizo el calculo para que sean ese día, o sea Rajoy. Que si hablamos de votos en contra tendrán la misma culpa el PSOE, Podemos o los nacionalistas. Y que aunque no lo parezca, la "derechona" con la ha pactado el PP es el mismo partido con el que un pizpireto Sánchez firmó el en febrero.
 
También tengo diáfano y cristalino, que los socialistas votaran lo que les de la gana, igual que lo hizo el PP en diciembre. Porque la "magnifica" ley electoral que sufrimos poco sabe de millones de votos, de si yo he ganado o de si te saco tantos escaños. Solo sabe de sumas y números gélidos, despojados de colores, de siglas, o de cualquier otro matiz caluroso. Eso es lo que vale y lo democrático. Tanto como aplicar la lógica, el señorío o el juego limpio.
 
Así que Sánchez hará lo crea conveniente y posiblemente será, como dice, lo que a mi no me gustaría. Yo soy más de mostrar en estos casos cierta altura de miras y no dilatar más las agonías. Pero viendo como anda el patio, tonto el último.
 
La verdad es que tenía la intención primigenia de darles mi opinión sobre el más de centenar de medidas acordadas y rubricadas ayer. De las que me parecen excelentes, las que no me lo parecen tanto, las que no existen o esas que se quedan en un quiero y no me da la gana. Pero como a muchos españoles lo que realmente me pregunto es porque Rajoy no hizo esto el 21 de Diciembre, igual nos hubiéramos ahorrado muchas cosas. Entre ellas que España sepa que en Salamanca hay un municipio gobernado por el Partido Popular que dice que el día de navidad vota Rita, y que conste que no me refiero a ninguna hija del pueblo.