Martes, 27 de octubre de 2020

Ya era hora. Iberdrola y el fútbol femenino

¡Por fin! un patrocinador para crear la Primera División del Fútbol Femenino. Se trata de la compañía de la luz, tan familiar para cualquiera gracias al recibo que todos pagamos a fin de mes. Tanto hemos hablado de la pobreza energética, cuando aquellos hogares no podían encender la calefacción por falta de recursos, que ahora es el momento de celebrar que las grandes multinacionales dediquen sus esfuerzos a algo más honorable que acumular ganancias por el monopolio de sus servicios.

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán cuenta con la medalla de oro de la ciudad de Salamanca, aunque bien es verdad que estas medallas deberían estar reservadas para quienes luchan contra las circunstancias adversas de los más vulnerables, pero ya se sabe que los reconocimientos públicos suelen ser más partidarios del poder, que de la heroicidad de muchas personas que viven en Salamanca presidiendo, no ya una gran compañía eléctrica, sino una asociación que protege a las mujeres prostitutas, o a quienes padecen ludopatía, o a quienes acompañan a las víctimas de violencia de género en el calvario de interponer una denuncia. No, estas personas no se llevan los mismos honores, como tampoco su salario.

El Sr. Galán obtuvo una retribución de 9,5 millones durante el año 2015. La España del desempleo, o del empleo precario, que ha visto como se congelan salarios no es el mismo país en el que vive Galán que se incrementó el suelo en un 4,1% respecto al año 2014, porque como accionista de la compañía, sus acciones en bolsa han ido mucho mejor de lo que se esperaba, además de sus 569.000€ anuales por pertenecer al Consejo de Administración de la entidad. Por estas razones, si bien es necesario celebrar que se patrocine el futbol femenino, deberíamos pensar que es lo que le corresponde hacer, no sólo por parte de Iberdrola, sino que este ejemplo debería seguirse por otras empresas del IBEX 25. Además no sé si es casualidad o simple coincidencia, pero la verdad es que hemos tenido que esperar a celebrar el gran triunfo del deporte femenino en las olimpiadas de Río, para que se tome esta importante iniciativa. Por lo tanto, vaya por delante un aplauso a la medida, porque el deporte femenino no puede mantenerse sólo con las vocaciones de las niñas que no quieren deja de jugar al fútbol cuando sean jóvenes, dado que son pocos los clubes de fútbol con una sección de fútbol femenino.

Este deporte, como todos, dependen de un reconocimiento monetario. Y ahora lo tienen, tendrán una liga propia, la Primera División Femenina de Fútbol, Iberdrola ha firmado un acuerdo con el Sr. Villar, presidente de la Federación de Futbol español con más de 25 años en su cargo, parece que no sólo los políticos se aferran al puesto. Con este tándem debería bastar para prestar atención al futbol femenino, dedicándole más tiempo en todos los programas de radio y televisión. Y, sobre todo, porque las mujeres futbolistas aspiran a jugar en la misma liga que cualquier deportista que aspire a profesionalizarse en su deporte favorito.