Domingo, 15 de septiembre de 2019

Por fin una oposición firme

Los grupos de oposición en el Ayuntamiento de Salamanca se han puesto por primera vez de acuerdo para obligar al alcalde y a su equipo a adoptar una decisión en contra de su hasta ahora libérrima voluntad. Partido Socialista, Ciudadanos y Ganemos Salamanca, que representan a la mayoría de los votos y de la ciudadanía en el Ayuntamiento de Salamanca han acordado una postura conjunta respecto a la respuesta a dar en relación con la ilegalidad urbanística que supuso la implantación del centro comercial El Corte Inglés en Salamanca.

                      [Img #564547]  No es mi intención entrar en el fondo de la solución propuesta, que no conozco en sus detalles y que además está pendiente aún al parecer de importantes y necesarios informes técnicos para concretarse. Lo que me parece de una gran importancia es el hecho de que por fin podamos percibir que es posible un cambio real en la forma de hacer las cosas en el Ayuntamiento de Salamanca; el desarrollo de la actividad municipal desde las elecciones municipales iba dejando en los ciudadanos la sensación de que todo seguía exactamente igual, y que más allá de las declaraciones más o menos altisonantes el Ayuntamiento seguía siendo un coto privado del alcalde y sus colegas que seguía haciendo y deshaciendo a su antojo como en los nefastos tiempos de la mayoría absoluta. El acuerdo que ahora han alcanzado los grupos de oposición, más allá de lo que finalmente suceda con El Corte Inglés, tiene un enorme valor porque abre un camino de pluralidad, de diálogo que conduce a acuerdos y de desarrollo democrático. El alcalde ya sabe que tiene que no es el amo del Ayuntamiento, la ciudadanía ya puede sentirse realmente representada en su pluralidad.

                        En reiteradas ocasiones he sido duro en la crítica hacia los grupos de oposición que después de manifestar su rechazo a la forma de gobernar de Mañueco le servían de apoyo con su voto cómplice. No me duelen prendas en rectificar y convertir la crítica en felicitación, ojalá tenga que hacerlo en muchas más ocasiones. Pero creo que hay que ir un poco más allá, creo que ha llegado el momento de explorar si es posible alcanzar acuerdos sobre algunos elementos básicos de lo que podríamos llamar “asuntos de ciudad” y liberar a la ciudadanía de un gobierno municipal embarrado en múltiples lodazales como este del Corte Inglés, los sobre costes de obras como la de la Ciudad Deportiva de la Aldehuela o el Parque de Garrido, los nepotismos, las corruptelas permanentes o la utilización partidista de la Policía Municipal (por cierto, seguimos esperando conocer los entresijos del famoso Grupo Siete).  Es necesaria una gran capacidad de diálogo, de inteligencia y de generosidad, pero es ya una urgencia de higiene democrática dar descanso a quienes llevan tanto tiempo en la poltrona que ni se acuerdan de cómo llegaron a ella; ese sí que sería un servicio público que agradecería la ciudadanía.

                        Y hablando de servicios públicos que deben agradecerse y valorarse en su justa medida, no puedo dejar de manifestar mi admiración y reconocimiento a las y los concejales del grupo Ganemos Salamanca. Esta semana han puesto en marcha la asociación que canalizará la financiación de proyectos de desarrollo y participación, con los fondos procedentes de las asignaciones que les corresponden como concejales y diputado provincial; no sé si somos conscientes de lo que esto significa, supone que las retribuciones que legalmente les corresponden, y que podrían quedarse con total legitimidad, son destinadas al conjunto de la ciudadanía tal y como se comprometieron a hacer en su programa electoral (hay cargos públicos que sí cumplen sus programas). Así, van a desarrollar su trabajo y su tiempo durante cuatro años como cargos públicos (y les aseguro que no es poco) sin cobrar nada por ello (al 100% en el caso de Pilar Moreno y de Virginia Carrera) o mucho menos de lo que les corresponde, por puro espíritu de servicio y solidaridad. No pueden dejarse pasar este tipo de actuaciones, deberían conocerse y difundirse mucho más ampliamente, porque reconcilian a la ciudadanía con sus representantes y porque demuestran que no todos son iguales; mi más sincero agradecimiento como ciudadano para ellas y ellos.