Martes, 18 de diciembre de 2018

Deseos en el trastero

¿Guardamos los buenos deseos y los propósitos de mejora que acompañan los primeros momentos del año con el árbol y las figuras del portal?

Recientemente bajando al trastero con los adornos de Navidad empaquetados y el árbol doblado y sin luces coincidí con un vecino que hacía lo mismo al mismo tiempo, y una vez en casa de nuevo me dio por pensar si de la misma manera que guardamos el espumillón y las figuras del portal guardamos también los buenos deseos que hemos lanzado y recibido, los propósitos de mejora que acompañan los primeros momentos del año.

Desde este espacio que me dejan para la reflexión todos los lunes hoy me gustaría dejar un deseo post navideño y pequeños propósitos para esta semana que comienza

Si la Navidad nos sirve para disfrutar de la compañía de quienes más queremos y notar las ausencias de modo especial mi deseo es el de no esperar a los grandes acontecimientos para disfrutar de esas compañías y, por supuesto, no esperar a la ausencia del ser querido para arrepentirnos de no haber pasado suficiente tiempo, de no haber dado suficientes abrazos, de no haber dicho suficientes te quieros.

Si el año nuevo nace con grandes propósitos que se van disipando con la misma fuerza con la que llegan, podemos hacer alguna pequeña mejora esta semana, o mejor aún, hoy mismo, algo sin muchas pretensiones, algo que si me lleva a un lugar mejor lo haga casi sin darme cuenta, que no me haga sentir el fracaso si no lo consigo, por que tampoco es tan importante y mañana podré intentarlo de nuevo, algo que no necesite de un año, que sólo necesite de mí.

Tendré que revisar esto el próximo fin de semana, por si tengo que volver al trastero a desempaquetar algún deseo o propósito