Viernes, 22 de noviembre de 2019

El Grinch

Menudo comienzo de año nos da Cristine Lagarde. Todas las esperanzas puestas en 2016, creer que los esfuerzos del 2015 darán sus frutos en este año venidero... Decepcionante dice que va a ser. Justo cuando ya empezabamos a enjuagar nuestras lágrimas y pensando en que habiamos pasado 8 años de estrecheces, pues eso, que nos ha dado una campanada bien sonora. Muchos no sabrán quién es esta mujer, para muchas mujeres incluso podría representar un orgullo por ser la máxima exponente de la economía mundial en un universo económico plagado de hombres. Si su imagen es algo dura, tras sus palabras, podemos decir que es la viva imagen de quien quería robarnos la Navidad. 
[Img #520029]Cerramos un año en el que son más los mensajes positivos en clave política lanzados que los datos finales. En España ya sabiamos que 5 elecciones no nos iban a traer sinceridad y confianza, si no tretas y engaños.  A pie de calle es donde se ha podido demostrar que la gente, los ciudadanos y empresarios hemos sabido hacer las cosas. Trabajo, tesón,  sinceridad, deber, palabra. No defino políticos, defino el rostro de los españoles. El esfuerzo de nuestros mayores, de nuestros padres que le pusieron cara a la democracia en España,  de los jovenes que se están  formando duramente hoy día y que saben lo que tienen que hacer en el futuro. Toca pedirles a los políticos que se fijen en su pueblo. El liderazgo y las decisiones están en las calles de Salamanca, en su Universidad, en sus empresas y lejos de sus instituciones. Hay un claro desapego porque se ve en ellos una pesada  carga más que un coordinador y motivador responsable para superar la situación. Deben ser un modelo y son una vergüenza. 
Los grandes partidos tras las elecciones de Cataluña y España dicen:"hemos captado el mensaje de los ciudadanos, debemos confluir, dialogar y sentarnos a hablar para llegar a acuerdos" ¿es que creen que por insistir nos vamos a tragar entera esa falacia? El mensaje ha sido clarísimo: váyanse a casa con sus políticas obsoletas. No han captado el mensaje y siguen pensando que el mejor pasado para 2015 será una huida para adelante en el 2016. Salamanca ha sido claro ejemplo de eso, no se ha escuchado el mensaje de junio y la sangría sigue creciendo en 2016.
Igual que en la sociedad civil, en la política ha habido una brutal salida de capital humano intelectual y han quedado los supervivientes de estos barros. Ante la sequía intelectual, entre el fango, se divisan los restos del naufragio. Ya no hay aguas abundantes entre las que ocultarse, moverse y diluirse, ahora se ve todo.
En este escenario, tengo más claro que la directora del Fondo Monetario Internacional (FMI) ya no está tan desacertada, no ha venido a robarnos la navidad,  si no a darnos un baño de realidad. O mucho cambia la cosa, o la dinámica internacional no anuncia avances. España podría convertirse en referente internacional en estos momentos. Europa desdibujada, America latina hundida, Estados Unidos en despegue y China reordenandose hacia su consumo interno  puede poner a nuestro país en un escenario de utilidad económica. Veremos a ver si hay políticos que sean antorcha de esta sociedad y nos guíen hacia un camino de prosperidad. Este camino, sin duda, ya lo hemos visto los ciudadanos y discurre por lugares distintos a los que han usado nuestros politicos. Algunos como De Guindos ya han trabajado por mejorar la situación de España en estos 4 años y, ante la lástima de que no continúe,  solo nos queda ver quién será aquel que trabaje por mejorar la situación de España  y los españoles.