Miércoles, 28 de octubre de 2020

Una de pactos

La verdad es que hay cosas que no deben de hacerse con el estómago lleno. Ya lo decían nuestras santas madres cuando uno tras la copiosa comida, y enfundado en una braga náutica de nefasto recuerdo, salía corriendo como un poseso sorteando sombrillas en busca de esa ola de mar que blandía majestuosa, apetitosa y refrescante en el horizonte. 

¡ Que se te corta la digestión !, decía la santa, mientras no te quedaba otra que esperar las dos o tres horas de rigor hasta que el estomago asentase y dieran el permiso, ahora sí, para trincar agua y ola. Aunque esta vez, la verdad, se veía menos regia y menos apetecible, pero después de la espera a ver quién era el tonto que decía que no.

[Img #516821]Pues algo parecido pasa ahora, que con el body empapado en turrón y forradito de delicias de la estepa, anda la cosa para pocos pactos. 

Una semana después del votafumeiro del pasado 20D, el requiebro campa de sede en sede y de candidato en candidato, sin nada claro y con todo por coser. Intentando encontrar la ola, que sin mojarse demasiado, les lleve de un tirón a la Moncloa.

La ecuación tiene difícil solución, porque va a ser empresa imposible que toquen moqueta o la mantengan, sin dejarse pelos por el camino. Además de comprometer, de aquí a la siguiente cita sufragista, coherencia, palabra y apoyos. El juego está en sacar el máximo rendimiento al movimiento.

La primera en la frente. Indecente llama a ruiz, ruin, miserable y/o deleznable, como ustedes deseen, para que entre ambos gobiernen este país… Pues andamos buenos, señores.

Y válgame Dios que no seré yo el que anime a cerrar puertas. Entiendo que la bilis debe transformarse en tejido convoluto y a partir de aquí abrir senda y hacer camino. Ese es el mandato. Pero no sé si este país está preparado para dejar de lado ciertos dogmas y ponerse a vendimiar, ojalá fuera así. Pero no lo veo.

Los cálculos andan en el terreno de las debilidades. En no mostrarlas, pero sobre todo en traspasárselas al contrario e intentar darle el golpe de gracia que le sumerja en la mayor zozobra posible, cuanto más intensa mejor.

Me equivoqué, una vez más, pensando que el ciudadano era quien iba a centrar el interés, el acuerdo, las negociaciones. Pero esto tiene la pinta de que sobre la mesa hay tres cubiletes y el que descubra la bolita, si es que existe, se llevará la mocha a la linde, eso si el juego es puro. Porque tiene visos de que aquí hay alguno que se queda sin bolita, sin mocha y sin linde.

Y es que a este que les escribe lo del independiente presidiendo, si existiera, le parece un cuento de ciencia ficción de un idealismo perfecto pero inviable en la arena política actual.

Podemos, el rey de la estrategia, ya se ha cargado vía papeletas a IU, su alma mater. Y anda en valorar si puede más su odio ideológico al PP o meter al PSOE el puyazo de su centenaria vida.

Aunque están trabajando en su tercera vía particular, un dos por uno con el que evitar que los populares gobiernen y carbonizar a los Sánchez boy's. ¿Y como?, me dirán ustedes. Pues apoyándoles a medias, permitiéndoles el gobierno con sus votos mientras les masacran una vez aupados,  y si de paso se cuelgan alguna medalla legislativa mejor que mejor.

De esta manera, los morados tendrían en su mano el achicharramiento socialista por autocombustión. Aunque esto pasaría si Susana Díaz traga, que lo veo complicado, ya que no puede permitir el auge de un Podemos que desbarataría el único reducto socialista que queda, el suyo, tanto en poder como en despensa de votos.

Aquí el referéndum catalán, consulta o llámenlo como quieran, es la cuestión. O eso o nos han hecho creer. Pero es probable que los de Iglesias vuelvan a dulcificar sus posturas con tal de cumplir su objetivo, veremos ... Y es que siendo anti taurinos se les da como a nadie eso del recorte.

Y aunque a esta alternativa "variosigla" le falten patas para el gobierno, creo que lo demás vendría solo. Y a Sánchez le da igual. Juega al respeto mientras por lo bajini lo fía todo a que Moncloa refrende su posición. Porque no lo queda otra que para que unos, otros y los demás allá le tomen en serio trincar pelo y mando en país.

La dificultad de alcanzar pacto por parte del PP creo que, visto a medio plazo, será su gran fortaleza. Porque si consigue mantenerse en Moncloa será un éxito de patas cortas, pero un éxito al fin y al cabo.  Aunque si no lo consigue quedará como la víctima de una izquierda "vengativa", y sería el primer paso, o al menos una oportunidad de oro, para limpiar alfombras y airear la naftalina. Y en estas me da que Rajoy, el superviviente, está viviendo sus últimos días en Moncloa, y el lo sabe.

Y mientras ciudadanos, se ha quedado a verlas venir. De muleta del PP ha pasado a gregario del PSOE, y a ser una opción fundamental para el tripartito de la izquierda sin nacionalistas. Se juegan mucho los de Rivera, que tras el resultado aguado dependerán de si mueven o no ficha, y de esta manera saber si su futuro pasa por ser flor de un día o han venido para quedarse.

Su continuidad pasa, bajo mi opinión, por no hacer nada y poner el punto lógico y sensato a todo este tira y afloja, además de comenzar a arbitrar de verdad y no de mentiras allí donde tiene asiento. Cualquier paso mal dado, dejaría tocado su proyecto y ahora más que nunca el ciudadano necesita ver que discurso y hechos son lo mismo.

Queda tiempo, aunque menos del que parece para buscar estabilidad. Un equilibrio que puede tener muchas aristas o pocas dependiendo de los acuerdos. Aunque siempre quedará volver a llamar arrebato plebiscitario, en lo que sería un fracaso de nuestros partidos políticos y sus capacidades para el consenso. Sin hablar de que, sin ninguna duda, la foto sería otra.

Pero podríamos optar, y lo digo desde el choteo más absoluto, por hacer una CUP: Votar una y otra vez hasta que nuestros dirigentes estén contentos. Pero me temo que ni aún así…