Jueves, 23 de enero de 2020

Cambio e incertidumbre

El resultado electoral confirmado por el escrutinio de votos que la vicepresidenta del Gobierno ha hecho públicos hace unos minutos, confirman las previsiones hechas reiteradamente por las empresas demoscópicas durante los últimos meses sin sorprender a nadie, ni siquiera a quienes se proclamaban anticipadamente vencedores, sabedores de la fidelidad del voto popular a su formación política.

[Img #509299]Los ciudadanos han conseguido con su voto que la mayoría absoluta pase a mejor vida, el declive del bipartidismo, la irrupción parlamentaria de dos partidos emergentes, el peor resultado del socialismo, la desaparición del rodillo y la presencia en el Parlamento de una auténtica oposición, inexistente en la anterior legislatura.

Cumplido el pronóstico de las encuestas con la mínima victoria Popular y perdiendo sesenta y cuatro escaños con respecto a las anteriores elecciones, la incertidumbre abre sus puertas de par en par sin que nadie sea capaz de profetizar cuál será el futuro que nos espera, porque el problema no es vaticinar los maridajes que se producirán, sino el alcance y consecuencias de tales enlaces, quedando propios y extraños a la expectativa de las actuaciones  gubernamentales y parlamentarias.