Viernes, 20 de julio de 2018

Arribes de Vettonia Malvasía Blanco 2017, la fruta exótica del Duero

Nueva cata de la Asociación Cata Añada en el restaurante Hispania 20 y con Javier Bragado como director 

El restaurante Hispania 20 fue una vez más lugar de encuentro de la Asociación Cata Añada, en esta ocasión para la cata de un blanco joven de la variedad malvasía elaborado por la Bodega de Aldeadávila Arribes del Duero.

La Soc. Coop. Arribes del Duero de Aldeadávila fue una de las principales impulsoras de la DO Arribes desde su nacimiento a principios de la década de los 90 del siglo pasado. Desde entonces ha ido afianzando los viñedos de esta zona de Las Arribes e innovando con la elaboración de caldos de varietales autóctonas, especialmente juan garcía y bruñal. Precisamente, de esta última variedad, es su buque insignia, El Secreto del Vettón, vino de autor con fermentación en barrica.

En esta ocasión, la Bodega Arribes del Duero nos presenta un extraordinario vino joven, Arribes de Vettonia  Malvasía* Blanco 2017, uno de los caldos más reconocidos y distinguidos de la Denominación de Origen Arribes del Duero, pues no en vano ha cosechado importantes premios frente a vinos elaborados con varietales blancas más de moda.

Arribes de Vettonia Malvasía Blanco 2017 presenta un color amarillo alimonado pálido limpio y brillante. Muy aromático, intenso aroma varietal de frutas exóticas, piña, kiwi sobre un discreto fondo mineral. En boca es equilibrado, suave, fresco, carnoso y muy sabroso.

 

Historia

Los primeros pobladores en la zona de Las Arribes del Duero fueron los vettones, a los que se le ha hecho honores en la marca, no podemos olvidarnos de los romanos que son los que comenzaron los bancales para poder trabajar nuestras complicadas tierras.

En el 1870 aparece la filoxera* y gran parte de la población emigran hacia Sudamérica. A principios del Siglo XX Las Arribes del Duero se recuperan replantando con injertos americanos.

En la gran mayoría de las casas de Las Arribes del Duero disponían de bodegas subterráneas, en las que los viticultores elaboraban sus vinos, después los vendían en la zona, regidos por una “asociación de medidores”  desplazándose con animales de carga, como los mulos, burros…. que utilizaban también para las labores del campo.

Después se crearon cooperativas vitivinícolas. En el 1992 se comenzaron las andaduras para crear Arribes del Duero, la idea era unificar todas las bodegas en una con modernas instalaciones, no se consiguió la unión pero el resto sí. Los socios vienen de tradición familiar vitivinícola. Después de muchos años de lucha y en parte gracias a esta bodega se crea la Denominación de Origen Arribes.

El viñedo

Se encuentran situados entre bancales, y paredones, estos permiten “agarrar “la tierra y poderla mantener, en las empinadas laderas. Por esto los suelos son poco profundos con presencia de granitos y pizarras blandas donde se introducen las raíces de las cepas, esto produce un perfecto drenaje, la pizarra acumula la humedad en la época de lluvias y la aprovechan las raíces en el verano, soportando sin lluvias incluso en épocas de sequía.  También es un regulador térmico, en los inviernos permite conservar el calor durante el día y lo va desprendiendo gradualmente en la noche, atenuando así la bajada de temperaturas y evitando así las heladas.

Se producen 103 Hectáreas de viñedo. Se hacen controles de maduración en campo para poder comenzar la vendimia de manera manual en el momento óptimo del fruto.

Clima

En esta cuenca del rio Duero encontramos un microclima mediterráneo, los viñedos orientados al “mediodía”, reciben así una gran luminosidad y mediante las laderas se protegen a las cepas del viento frio.

Graduación alcohólica:

 12,6 (%)

ASPECTO: Color amarillo paja alimonado, limpido y cristalino.

OLOR: Aromático, fruta verde, manzana, piña, y un toque mineral.

SABOR: En boca es fresco, buena acidez, equilibrado, elegante y carnoso.

RELACION CALIDAD/PRECIO: 3,25 Euros/MUY BUENO

PUNTUACION: 89
00-60 DEFECTUOSO
61-70: REGULAR
71-80: CORRECTO.
81-85: BUENO.
86-90: MUY BUENO.
91-95: EXCELENTE.
96-100: EXTRAORDINARIO.

 

CONSUMO: Entre 7 y 10 ºC

MARIDAJE: Sushi, Marisco, ceviche, pastas y arroces, quesos y todo tipo de pescados.

 

Malvasía*

El término malvasía designa a una familia de variedades originarias del Mediterráneo, de la isla de Madeira y de las Islas Canarias, pero actualmente cultivadas en todas las regiones vinícolas del mundo. Aunque generalmente se habla de malvasía para referirse a la variedad blanca, también existe una malvasía tinta con el nombre de malvasía negra. Las diversas variedades se diferencian notablemente entre ellas por la morfología de la planta, color, sabor y composición bioquímica del fruto, precocidad de maduración, productividad y aptitud para la vinificación. Las vides malvasía pueden ser de dos grupos: los que tienen un ligero aroma que recuerda al moscatel y otros de sabor simple.

La malvasía blanca sería ‘prima hermana’ de la que se conoce en la zona zamorana de Arribes como malvasía negra, más común en Salamanca como juan garcía, y considerada autóctona de esta zona vitivinícola.

La filoxera*

La filoxera de la vid es el nombre común de la especie Viteus vitifoliae, insecto homóptero de la familia Phylloxeridae. Su origen se sitúa en Estados Unidos, donde se alimenta de las hojas y raíces de la vid americana.

Los daños que produce dependen del tipo de vid, ya que no participa exclusivamente en su muerte, sino que suele venir acompañada de hongos y bacterias que necrosan y pudren las raíces. Las raíces de la vid europea responden a la filoxera mediante nudosidades y tuberosidades (hipertrofias y depresiones centrales respectivamente) que permite la entrada a los microorganismos mencionados provocando su muerte y con ella la de la planta entera. La vid americana, sin embargo, apenas forman nudosidades y tuberosidades, por lo que la filoxera se puede alimentar de sus raíces sin provocarles la muerte.

Director de cata, edición y fotografía: Javier Bragado