Sábado, 23 de junio de 2018

Cartas de los lectores

¿Guerra Económica? 

“Los que debemos trabajar, enfrentarnos a la escasez y ver cómo se mueve todo a precios costosos en el mercado negro, es imperdonable creer en semejante farsa”
Imagen tomada de losbenjamins.com

Sabemos que no llegará el día en que sepamos a ciencia cierta qué quiere decir el gobierno con “Guerra Económica” más que es un término usado para culpar a cualquier cosa de su mala administración. Los venezolanos se han dado a la tarea de creer o no creer en esto como si de un dogma religioso se tratara. Los que debemos trabajar, enfrentarnos a la escasez y ver cómo se mueve todo a precios costosos en el mercado negro, es imperdonable creer en semejante farsa. La verdad está a la vista y algunos de los que tenemos la oportunidad de ver las cosas de forma más cercana, dentro del área de la producción de alimentos, buscamos siempre la manera de hacer ver en donde radica el problema.

La materia prima hoy en día pertenece al régimen, la producida en el país o la importada. Tenemos a un gobierno que finge de salvador vendiendo productos a bajos precios (Beneficio que dan en mayor cantidad a los estados centrales y al resto, incluyéndome, lo percibimos dos veces al año) producto del manipulación a las empresas para ofrecerles la materia prima. Te ayudan a conseguir lo que necesites (importados, ya que los principales rubros, arroz y maíz, ya casi no se producen en Venezuela) evidentemente pagando el costo de ello, pero debes destinarle el 60% de dicha producción a precios de regalo al gobierno y el 40% venderlo a como le convenga a las empresas. Lo que hace que el gobierno tenga el producto con sus marcas y así decir que son ellos lo que lo producen. Ahora bien, ¿De dónde puede obtener una empresa el dinero para pagar a sus trabajadores regalando productos? Deben aumentar el costo evidentemente a ese 40% restante.

La producción de las resinas para producir envases o empaques de plástico, empresas en manos del gobierno, prácticamente despareció, lo que lleva que a ese producto debas sumarle el costo del empaque que en casos supera el costo de lo que va a contener, ya que las resinas deben ser importadas en dólares que maneja el gobierno o deben comprarse en el mercado negro. Lo que hace que cada producto se incremente cada día más. Sin embargo, el gobierno supervisa las estructuras de costo de todos los productos de cualquier empresa antes de salir a la calle, por lo cual NADA sale a la venta sin su aprobación, por ende, no se puede culpar a una empresa de sobreprecio cuando algo está legalmente aprobado.

El régimen tiene un control estricto de lo que venden a las empresas y lo que sale de ellas hacía cualquier estado del país. Ningún camión de alimentos puede circular sin un permiso que asigna el gobierno y que obliga a transitar por una vía estricta sin desviarse ni para visitar a un familiar, hacer esto implica una multa y el decomisado de todos los productos que luego son revendidos a precios regalados o simplemente desaparecen y luego se encuentran a la venta en la calle. Los militares (GN, FANB o policías incluso) responsables de las alcabalas (que son innumerables) tienen el DEBER de evaluar que dichos productos no se desvíen del camino, revisar todos y cada uno de los papeles de circulación lo cual “garantiza que no ocurra ninguna anormalidad”, por lo que el desvío de productos a las calles para ser revendidos o que aparezcan en otros lugares (como Colombia, por ejemplo) no tiene justificación alguna.

Evidentemente esto es sólo una parte del problema, algo que nunca toman en cuenta pero que no hay que dejar pasar, pero… si no permiten el acceso a divisas, si controlan toda la producción nacional, los precios y la distribución ¿En dónde radica la guerra económica?