Sábado, 23 de junio de 2018

Científicos de la USAL identifican factores que generan la leucemia linfoblástica aguda

El grupo de investigación dirigido por Isidro Sánchez aporta por primera vez la evidencia in vivo para la génesis de esta patología

Algunos de los investigadores del grupo de investigación dirigido por Isidro Sánchez

El grupo de investigación dirigido por Isidro Sánchez García, investigador del Centro de Investigación del Cáncer (CIC-IBMCC) ha identificado por primera vez cómo se genera la leucemia linfoblástica aguda de células T vinculada al oncogén Lmo2. En concreto se ha demostrado, mediante el uso de modelos de ratón, que la proteína Lmo2 (que es necesaria en el proceso de formación de nuevas células sanguíneas) promueve la génesis esta leucemia.

Mediante esta investigación, se ha demostrado que una expresión temprana del oncogén Lmo2 tiene el potencial de inducir una leucemia linfoblástica aguda de células T agresiva, sin ninguna necesidad de su expresión perpetus. Por tanto, el papel de la proteína Lmo2 contrasta con la de otros oncogenes tradicionales, que son persistentemente activos en células tumorales completamente desarrolladas. El Lmo2 es capaz de imponer la identidad tumoral T en la célula diana donde se exprese, pero el timo es indispensable para retener el fenotipo de leucemia linfoblástica aguda de células T. El estado de diferenciación de la célula de origen del tumor influye en la frecuencia y la latencia de la leucemia.

En los tumores hematológicos se detectan alteraciones frecuentes de la proteína Lmo2. A día de hoy, se requiere ampliar el conocimiento sobre el impacto de esta proteína en la organización del conjunto de células especializadas, que proceden de una célula troncal original (conocido como linaje) durante la génesis de la leucemia, así como sobre la importancia de la célula de origen para la heterogeneidad y agresividad de los tumores dirigidos por dicha proteína. Este nuevo abordaje trata de evitar conclusiones erróneas detectadas en otros enfoques de investigación.

En concreto, trata de extrapolar la identidad de las células de origen canceroso con un trazado de linaje funcional adecuado. Ello se debe a que las características moleculares de las células leucémicas no se corresponden, en muchos casos, con lo que parecen ser de acuerdo con su inmunofenotipo, es decir con la expresión de proteínas expresada en la célula. La leucemia linfoblástica aguda de células T se mantiene independientemente de la expresión de la proteína Lmo2.

Por tanto, los datos demuestran que la expresión transitoria de la proteína Lmo2 en el modelo de ratón empleado en este estudio es suficiente para la inducción de leucemia linfoblástica aguda de células T tipo humano sin la necesidad de una expresión sostenida de Lmo2 en la masa de la leucemia.

El trabajo ha sido dirigido por el grupo de investigación de Isidro Sánchez García, investigador principal del Instituto de Biología Molecular y Celular del Cáncer (IBMCC, Universidad de Salamanca-CSIC) y ha contado con la colaboración de investigadores que desarrollan su trabajo en Alemania, Estados Unidos y Austria.