Martes, 19 de junio de 2018

Hucho-hucho, el salmón del Danubio que llegó al Tormes para quedarse  

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, visitó junto con el presidente de la Diputación las instalaciones de Galisancho, y rompió una lanza a favor de la caza y la pesca

Periodistas especializados en pesca deportiva, pertenecientes a una veintena de medios de comunicación de toda España, participan desde este viernes en la cuarta edición de Pescapress, encuentro promovido por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, y que tiene como objetivo promocionar la pesca deportiva, en esta ocasión con el hucho-hucho como protagonista, pues no en vano este mes de mayo se cumplen 50 años desde que el salmón del Danubio llegara a las aguas del Tormes tras un largo viaje desde la antigua Checoslovaquia.

Por ello, el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, realizóaba este viernes una visita al Centro Ictiogénico de Galisancho, instalaciones en las que se cría en cautividad el hucho y que sirve de apoyo a su reproducción natural. En esta visita, Suárez-Quiñones se hizo acompañar del presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, ambos muy atentos a las explicaciones de Juan Carlos Velasco, técnico responsable de estas instalaciones en las que, además del hucho, se lleva a cabo la reproducción de otras especies en peligro de extinción.

Tras observar el proceso de cría de larvas de salmón y de otras especies, Suárez-Quiñones e Iglesias no quisieron desaprovechar la oportunidad de tener entre sus manos un gran salmón del Danubio criado en aguas del Tormes, aunque no fue fácil. Como recordó el consejero, en referencia a Carlos Mondejar, responsable del ICONA en Salamanca hace 50 años, “que a alguien en 1968 se le ocurriera traer salmón del Danubio, fue una idea curiosa para promover la pesca deportiva”. Asimismo, Suárez-Quiñones destacó el trabajo “extraordinario” del personal de la piscifactoría de Galisancho al ayudar a la reproducción natural con repoblaciones de “unos 6.000 ejemplares al año de distinto tiempo de crecimiento, lo que garantiza que este pedazo de salmón se encuentre en un extraordinario estado de salud”.

Para el consejero de Fomento y Medio Ambiente, “el hucho-hucho es una particularidad de Castilla y León, una particularidad única en España, y está aquí en Salamanca, en el Tormes, en esos 26 kilómetros en los que el año pasado pescaron 10.000 pescadores, de los cuales 4.000 eran de fuera de Castilla y León; por tanto, está claro que es una oportunidad económico-social para nuestra tierra, pero sobre todo es una oportunidad de mantener nuestras tradiciones, el arte de la pesca”.

Defensa incondicional de la pesca y la caza

Suárez-Quiñones aprovechó este encuentro con periodistas especializados en pesca y caza para romper una lanza a favor de ambas actividades como garantes de la cultura y tradiciones de los castellanos y leoneses. Tras la reciente suspensión cautelar de la caza del lobo al norte del Duero por el Tribunal Superior de Justicia, el consejero de Fomento y Medio Ambiente no se anduvo por las ramas ni con medias tintas, fue más que claro, contundente en su defensa de la caza, la pesca, la ganadería y la agricultura: “En Castilla y León estamos pasando no muy buenos momentos con el ataque naturalista que hay a determinadas riquezas como es la caza o la pesca. Determinados grupos ecologistas de despacho, de salón, de carretera, de asfalto, de capital, quieren dificultar e impedir estas artes. No lo van a conseguir de ninguna de las maneras, el Gobierno de Castilla y León tiene las ideas muy claras, tenemos que conservar nuestra idiosincrasia, nuestras costumbres, nuestra cultura y nuestra forma de vida porque de ello depende la pervivencia de nuestros pueblos, y Castilla y León es una Castilla y León rural; si no está el pescador, si no está el cazador, si no está el ganadero y el agricultor en el pueblo, el pueblo se muere y muere el medio ambiente, porque los mejores agentes medioambientales, a parte de nuestro personal, que son maravillosos y que aprovecho la ocasión para reconocer su trabajo, los compañeros son otros agentes como cazadores, pescadores, ganaderos y agricultores, y los defenderemos a capa y espada”.

Actividad de Galisancho

En el Centro Ictiogénico de Galisanco, además de la cría del hucho-hucho, se desarrolla el programa LIFE Cipriber impulsado por el Ministerio de Medio Ambiente, a través de la Confederación Hidrográfica del Duero, y la Junta de Castilla y León.

Como explicó a SALAMANCArtv AL DÍA Juan Carlos Velasco, en estas instalaciones se cría el hucho, pero también la boga del Duero, calandino, sarda, bermejuela, colmilleja y colmilleja del Alagón, y hasta este año trucha común, especie de la que solo puede verse una muestra. La suelta de huchos ronda los 1.100 ejemplares al año de más de 70 centímetros de longitud, “pueden soltarse muchos más pero no del tamaño de pesca. Este año tenemos casi 10.000 para soltar, pero son de un año, de unos 25 centímetros”.

El resto de especies se incluyen en el programa LIFE y hasta el momento “han sido soltados ejemplares de colmilleja y sarda en un afluente del Águeda donde habían desaparecido, por lo que la sequía nos va a venir bien para saber si siguen ahí o no”, señalaba Velasco. También, “bermejuela y colmilleja del Alagón se han soltado en una charca de un monte público en Montemayor del Río, que cuando se desborda va a dar al Cuerpo de Hombre, que es su área de distribución natural. Boga no se ha soltado todavía y calandinos tampoco. En principio de bogas y calandino no se realizarán sueltas, y del resto vamos a hacer un mantenimiento, porque el LIFE no pretendía soltar muchos, sino aprender a criar, aunque las que criamos –evidentemente- se soltarán. Este año podremos soltar crías de bermejuela, colmilleja y sarda, de las que criamos el año pasado”.

Disfrute de la pesca del hucho

En esta primera jornada de Pescapress, los periodistas pudieron disfrutar de la pesca del hucho en el coto de Villagonzalo II, único espacio en España donde es posible la pesca de esta especie y al que solamente se accede mediante permisos por sorteo, pues no en vano es el coto de pesca más solicitado de Castilla y León.

Después de unas horas iniciales frías y de escasa actividad, los huchos finalmente dieron la cara ante los rappalas articulados y de colores llamativos, también algún lucio y hasta una arco iris de las que se soltaron en lo que fueron cotos intensivos, hoy desaparecidos tras que esta especie fuera considerada exótica invasora por la Ley de Patrimonio y Biodiversidad a instancias de grupos ecologistas.

Concluida la jornada de pesca en su horario matinal, pescadores y acompañantes compartieron mesa con el consejero y el presidente de la Diputación -además de otras autoridades- en el bar La Palestra de Nuevo Francos, un excelente cocido salmantino con el compango de la matanza, lombarda y relleno, para desengrasar con una rosquilla casera y el chupito de rigor.

Pero también Pescapress promociona los recursos turísticos de la provincia. En esta primera jornada, algunas de las acompañantes de los pescadores optaron por la propuesta de la Diputación para visitar los lugares más emblemáticos de Alba de Tormes.  

  • Suárez-Quiñones e Iglesias intentaron mantener en sus manos un gran salmón del Danubio / REP. GRÁFICO: CORRAL Y PESCAPRESS