Domingo, 20 de mayo de 2018

Casablanca

Una película que, casi sin querer, se volvió mito… Tal vez porque integra la materia “de la que están hechos los sueños”… aunque esa línea sea de otra película.

Por enésima vez, he vuelto a ver Casablanca, algo que me lleva, de inicio a una personal reflexión: creo que el inicio de la Segunda Guerra Mundial, entre 1939 y 1942, se rodaron algunas de las mejores películas que se han hecho nunca. Como cinéfilo, aunque disfruto de lo nuevo, considero que, desde Lo que el viento se llevó a Ciudadano Kane, pasando por Rebeca, son largometrajes imprescindibles para entender la historia del cine. Y se rodaron en esos años. No sé si esas películas son insuperables pero, para mi modesto punto de vista, creo que sí están “insuperadas”.

Y entre ellas, Casablanca. Para muchos, más mito que película. Puede ser, aunque yo sigo viéndola y entendiendo que haya prendido a generaciones… porque tiene todo, o más bien, tiene algo imprescindible. Las buenas películas, como las buenas novelas o las buenas canciones, nos enseñan algo de nosotros mismos. Parece que nos ayudan a evadirnos, que hacen que nuestra imaginación nos engañe identificándonos con otros… Da la sensación de que nos hacen vivir otras vidas aunque, en el fondo, tienen mucho de espejo… No hacen que vivamos otras vidas sino que nos dan nuevas perspectivas de la nuestra.

Con una buena película, como con un buen libro, cuadro o canción, nos volvemos otras personas sin dejar nunca de ser nosotros mismos.

Siguiendo la idea, ¿quién no ha querido alguna vez ser Rick? Vivir constantemente en el alambre, hacer lo que uno quiere, luchar por cambiar el mundo, del lado de los buenos, pero sin alardear y con un punto de mala leche… Quién no ha fantaseado con ordenar al croupier que deje ganar al joven búlgaro… O con tener amigos como Sam o el capitán Renault…

Sobre todo, recordando el “If”, de Kypling, quién no ha querido apostarlo todo, perderlo –al menos en apariencia− y volver a jugar.

Eso, creo, implica el maravilloso final y despedir a Ilsa con la verdadera frase de la película, creo que la que más se repite: “Here's looking at you, kid”. Si no lo han querido, ¿qué les puedo decir? Yo sentiría que me falta algo…

@ignacio_martins

https://www.facebook.com/ignaciomartinescritor

www.ignaciomartin.com

nachomartins (Instagram)