Sábado, 26 de mayo de 2018

El 3,1% de los castellano y leoneses dejó de tomar algún medicamento por no poder pagarlo

El 51,9% considera que el sistema sanitario funcionan bien, aunque son necesarios algunos cambios
Envases de medicamentos en una farmacia.

El 3,1% de los castellanos y leoneses reconoce haber dejado de tomar algún medicamento en el último año, recetado por un médico de la sanidad pública, porque no se lo ha podido pagar. Es uno de los datos que revela el Barómetro Sanitario 2017, publicado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y realizado en colaboración con el Centro de Investigacoines Sociológicas.

Un porcentaje que, aunque preocupante, es inferior a la media nacional, un 4,7%. Dejar de tomar medicamentos prescritos por mótivos económicos ha sido la pregunta número 20 del Barómetro Sanitario. Respecto al resto de comunidades autónomas, Andalucía (7,2%), Aragón (5,9%), Comunitat Valenciana (6,3%), Canarias (11,3%), Cantabria (3,8%), Catalunya (3,7%), Galicia (3,9%), Castilla La Mancha (2,9%), País Vasco  (1,5%), Murcia (1,8%), La Rioja (1,9%).

Valoración servicios sanitarios públicos

El Barómetro Sanitario también subraya que la valoración de los servicios sanitarios públicos es positiva. En Atención Primaria el 87,4% de los usuarios de sus servicios durante 2017 consideran que la atención recibida fue buena o muy buena. Las expectativas previas sobre la atención primaria son, además, altas, ya que siete de cada diez personas (70,1%) manifiestan que la atención recibida fue más o menos igual a como esperaban. Un 22,0 % de los usuarios manifiesta que fue mejor o mucho mejor que lo esperado y  un 6,7% opina que fue peor o mucho peor.  

El 83,5% de los pacientes manifiesta que la atención prestada fue buena o muy buena en las Consultas de Especialistas. Las expectativas previas sobre la atención que iban a recibir se cumplieron para el 63% de los pacientes. Para el 24,7% la calidad de la atención superó las expectativas previas y para un 10% fue peor a lo esperado.  
 
El 86,6% de las personas que habían sido ingresadas en un Hospital Público manifiestan que la atención que recibieron fue muy buena o buena. En este caso la calidad de atención superó las expectativas previas para un 38,6% de los pacientes, que se encontraron con una atención mejor que la esperada,  y un 7,7% opinó que fue peor de la esperada.   

El 78,1% de las personas que utilizaron los diferentes Servicios de Urgencias  del SNS manifiestan que fueron atendidos muy bien o bien y solamente un 7,4% se consideran mal o muy mal atendidas. Entre los aspectos susceptibles de mejora en los diferentes servicios asistenciales se identifican, fundamentalmente, los relacionados con los tiempos de acceso a los servicios, como la obtención de cita en el día cuando así se solicita en Atención Primaria (62,5% nunca o casi nunca consiguen cita para el mismo día).

De igual modo, la percepción sobre la evolución de las listas de espera, como en anteriores ediciones, es negativa: el 44,1% piensa que sigue igual y el 29,3% que ha empeorado. Solo un 7,3% piensa que ha mejorado.   

En Castilla y León, el 51,9% considera que el sistema sanitario funcionan bien, aunque son necesarios algunos cambios.