Sábado, 21 de julio de 2018
Alba de Tormes al día

“Es Santa Teresa amiga de procesiones al igual que San Juan de la Cruz”

Artículo del prior de los Carmelitas de Alba de Tormes, Miguel Ángel González, con motivo del Jubileo Teresiano de cofradías

Son las cofradías formas de religiosidad popular queridas por la Iglesia. Por eso lo manifiesta de diversas formas en su Magisterio. Este hecho no esta a merced de interpretaciones particulares.

EI Directorio sobre Ia Piedad Popular del año 2002 emanado por la Santa Sede nos dice que: “EI Magisterio ha expresado muchas veces su estima por Ia piedad popular y sus manifestaciones; ha llamado Ia atención a los que Ia ignoran, Ia descuidan o la desprecian, para que tengan una actitud más positiva ante eIIa y consideren sus valores; no ha dudado, finalmente, en presentarla como un verdadero tesoro del pueblo de Dios.

La estima del Magisterio por la piedad popular viene motivada, sobre todo, por los valores que encarna. La piedad popular tiene un sentido casi innato de Io sagrado y de Io trascendente. Manifiesta una auténtica sed de Dios y un sentido perspicaz de los atributos profundos de Dios: su paternidad, providencia, presencia amorosa y constante y su misericordia.

Historia a un costalero que lleva la imagen de Jesucristo sobre sus hombros y el evangelio de la salvación en su corazón:

Sevilla en Semana Santa. Una hermandad centenaria con miles de hermanos. Por turnos son elegidos los costaleros que tienen que esperar diez años para portar el paso hasta que les llega el turno. Juan Allende, se prepara para la procesión, le toca este año ser costalero, lleva esperando una década para serlo. Viernes Santo. Se coloca bajo el paso. El Cardenal de la sede hispalense preside la procesión. Algo sucede en el corazón de Juan y sale de debajo del paso llorado. Se acerca al señor Cardenal u le dice: “Eminencia: no puedo portar el paso, no puedo, porque no me hablo con mi hermano”. El Cardenal le consuela con palabras de misericordia y Juan Allende, en conciencia, considera que, con el evangelio en el corazón, no está preparado para portar el paso sobre sus hombros.

Esta historia real es una muestra entre miles de que la pertenencia a una cofradía es camino de conversión, de vida de evangelio en la comunión de la Iglesia. Compuso nuestra santa unas ordenanzas para la cofradía salmantina de la Virgen del Rosario en Calvarrasa de Arriba. Varias veces la santa ha pasado por allí de Salamanca a Alba.

En ese pequeño documento se puede leer: “Las Ordenanzas que se han de guardar en la Cofradía de Nuestra Señora, hechas y ordenadas por Teresa de Jesús en el año de mil y quinientos y setenta y un años, las cuales deben guardar todas las personas que fueren cofradas dela dicha Cofradía”.

Diez ordenanzas que, en resumen afirman:

Vida de fe. “Que nos Io dice la fe”, afirmará la santa.

Vida eclesial: “Tener lo que tiene la iglesia”, Nos dice Santa Teresa.

Vida de caridad: “Todos se han de amar”, Leemos en el camino de perfección.

Es Santa Teresa amiga de procesiones como lo es también San Juan de la Cruz, que escribe las leyes de la cofradía de nazarenos de la ciudad Andaluza de Baeza. Los dos místicos que buscan a Dios en su interior y lo encuentran, lo encuentran también por medio de las manifestaciones exteriores de piedad. Ellos mismos las organizan y las presiden.

Es famosa la de los peregrinos en nochebuena y pintoresca la del Cristo de los piojos en San José de Ávila a modo de rogativa. Testimonios de esta realidad abundan con profusión en sus vidas.

Querido cofrades: Jesucristo y su Iglesia os necesitan en la tarea de la nueva evangelización.

P. Miguel Ángel,ocd

Alba de Tormes 14 de abril de 2018