Sábado, 21 de abril de 2018

Setter Show, homenaje a los mejores

El Setter Club celebrará dos Clásica de Codorniz en Cigüñuela y Mahide de Aliste

Patrón de cuatro setters, todo un espectáculo

Cada año en primavera, en el programa del  calendario internacional de pruebas de  trabajo para perros de muestra, hay una prueba que se celebra en aquél país y en el terreno en el que se celebren los Campeonatos de Europa, pointer y setter, de Gran Busca y Busca de Caza y la Copa de Europa. Se celebra después de estas pruebas y se denomina Prueba de la Excelencia.

Se llama así porque solo tienen acceso a participar en ella aquellos ejemplares que, en las pruebas antes indicadas y en aquellas que previamente se han celebrado a éstas,  hayan obtenido  algún día una calificación de Excelente. Si preguntamos a cualquier conocedor del tema, para qué se hace esta prueba, siempre nos diría que para buscar lo sublime, la grandiosidad, la magnificencia, en definitiva, la excelencia.

Cada año esta prueba, siendo todos los perros participantes de gran calidad (excelentes),  la gana alguno de los superclase que concurren a ella, alcanzando con ese triunfo lo sublime, la grandiosidad.

Este año, el Setter Club de España, buscando a su modo  la excelencia en lo que hace, ha programado dos pruebas ‘Clásica de Codorniz’. La primera de ellas se celebrará los próximos 21 y 22 de abril en Ciguñuela (Valladolid), y la segunda los días 5 y 6 de mayo en Mahide de Aliste (Zamora). Además de las pruebas que se hacen, cada vez que hay una Clásica de Codorniz el club, para la primera de estas citas,  organiza lo que ha llamado ‘Setter Show’,  que consistirá  en una presentación, a modo de homenaje, de aquellas ‘escuderías’ de setters que representan al Club en las pruebas que se celebran a lo largo del año por los distintos países europeos, sea cual sea su especialidad, montaña, becadas, gran busca, busca de caza, caza práctica o clásica de codorniz.

Es un homenaje, no solo a los perros, también lo es a sus criadores, propietarios y por supuesto a sus presentadores; esos sufridos presentadores, adiestradores, que devoran cada año miles de kilómetros por distintos países de  Europa, Grecia, Polonia,  Serbia, Estonia o Letonia, unos a competir y otros  para poner a los perros  de sus clientes en contacto con pardillas o becadas.  Todos ellos se merecen el aplauso, el reconocimiento, el cariño y la admiración  de los que estemos allí presentes.

Se trata de una gran fiesta a la que pondrá colofón la entrega de premios a los perros que han encabezado al final de año el ranking de cada modalidad de concurso y de la que seré parte tras distinguirme el Setter Club con la invitación para juzgar, junto a los compañeros  Antonio Somoza,  Roberto Guenaga y  Esteban Cambón, las pruebas de campo de los dos días.

En cuanto a la cita de Mahide, además  de las pruebas de cada año típicas de lo que es la Clásica de Codorniz, el club ha programado la celebración de la gran final del PAN nacional (Prueba de Aptitudes Naturales) de los  jóvenes  setter que han ido siendo seleccionados en las pruebas selectivas que han venido celebrándose en las distintas delegaciones del club por toda la geografía nacional. Concurrirán casi cuarenta ejemplares de altísimo nivel de los cuales una buena parte están llamados a ser unos superclases de la alta competición en un futuro próximo, unos  por mentalidad, otros por sus dotes de estilo y otros, los top,  los elegidos, por aunar ambas cualidades. Todos ellos pondrán en aprietos a los jueces que juzguen la final hasta dejar a los cuatro que pasarán a formar parte, también, de la excelencia.

Hasta que esto suceda, por el camino habrán quedado rotos los nervios de los espectadores, en su mayoría criadores y  propietarios de los perros,  que esa tarde del 5 de mayo colgarán en los terrenos de Aliste, a las faldas de la Sierra de la Culebra, el cartel de ‘no hay billetes’. Tranquilidad y que Dios reparta suerte.

Antonio Vicente
Juez Internacional Canino