Jueves, 21 de junio de 2018

¿De verdad nos podemos permitir dos Estadios de fútbol en Salamanca?.

Parcela en el barrio de El Zurguén calificada como Sistema Local de Equipamiento, que permite el uso deportivo (y esto sin que sirva de precedente a las viejas costumbres del PP). ¿Futuro Estadio Municipal para Unionistas?

La lamentable e incomprensible desaparición de la Unión Deportiva Salamanca dejó un enorme hueco en el deporte salmantino. Lo único positivo que podía aportar esta situación era la más que posible conversión del Estadio Helmántico en una instalación municipal sin coste alguno. Lo peor, aparte de desaparecer un club con 90 años de historia e ilusiones, fue generar la aparición de dos equipos diferentes (y con cierto grado de encono entre ellos) que pretenden abanderar el futbol en nuestra ciudad.

Sigo sin comprender el objeto y la forma de crearse el nuevo Salmantino de amistades peligrosas, del de verdad fui espectador muchos años, que desde luego ni considero heredero del anterior ni muchos menos de la UDS. Pero resulta más ruin su alianza con personajes ajenos a Salamanca, y que no transmiten ninguna confianza, y permitirles la propiedad del Estadio a pesar de la oportunidad histórica de conseguirlo para todos.

La trayectoria de Unionistas, que me parece un proyecto más noble, genera un problema tan serio como artificial: la necesidad de contar con un espacio de juego digno. Un problema irreal si tenemos en cuenta que existe un buen Estadio para 17.000 espectadores, donde pueden jugar perfectamente dos equipos semi-profesionales (por el momento). En realidad no creo que la situación económica, social y demográfica de nuestra ciudad y provincia permita que ambos se conviertan en algo más.

Graderío de las Pistas de Atletismo del Helmántico, actual hogar de Unionistas.

Las Pistas del Helmántico, municipales, son un buen escenario aunque su dedicación principal debe ser el atletismo, prácticamente son las únicas que tenemos, glorioso deporte salmantino también venido a menos. En realidad nunca han sido bien tratadas, construidas en cuanto a su graderío a retazos y parches cuando no hubiera sido tan difícil, ni más caro seguramente, erigir una buena tribuna paralela a la recta de los 100 metros (como ocurre en tantas otras ciudades), junto a las instalaciones complementarias precisas. Y ello hubiera salvado el problema durante más tiempo.

Porque al final, y eso parece vislumbrarse desde el Popular Ayuntamiento, podemos encontrarnos con la clásica solución improvisada y costosa. Construir un nuevo Estadio municipal (parece que en el barrio del Zurguén, que desde luego no necesita eso sino más instalaciones adecuadas para todos), con dinero público y de uso seguramente exclusivo privado (lo que es, al fin y al cabo, el club que las utilizase), mientras existe una instalación infrautilizada. Y el deporte salmantino seguirá viviendo en la penuria, con escasas instalación y pésimamente gestionadas. No se necesita un nuevo estadio, sino más campos de juego. Por supuesto seguiremos sin tener un Plan de Instalaciones que nos dote de aquellas necesarias y adecuadas para una ciudad de nuestro tamaño y nuestras demandas, y la mayoría de ellas al albur de la gestión de entidades privadas (como son los clubs a los que se les ceden, cuya labor meritoria desde luego no voy a poner en duda, pero no pueden actuar como dueños de ellas).

Actual campo de fútbol del barrio de El Zurguén. Recientemente se realizó una importante inversión en él para ¿ni siquiera tener las dimensiones adecuadas?

Pero además se construyen generalmente al azar y sin sentido, con los costes de mantenimiento que ello trae consigo. Recordemos que, por poner un ejemplo, junto al Cementerio hay dos campos de futbol adyacente con sus correspondientes vestuarios separados, junto a una pista polideportiva cubierta (solo por un tejado) y unos metros más allá un pabellón también con sus propios vestuarios. O que el más que interesante complejo deportivo promovido en su día por el PSOE en la Aldehuela se haya convertido, por su lamentable gestión, en un recinto claramente desaprovechado.

No estoy en contra de que Unionistas tenga un campo en condiciones, ni que su cantera (que me parece la labor más interesante de cualquier club deportivo) cuente con las instalaciones precisas y a un coste asumible. Precisamente por ello estoy en contra de despilfarrar dinero público en construir una instalación innecesaria y cara. ¿Alguien puede poner cordura a todo ello y exigir, al menos, un acuerdo duradero y fiable entre los dos equipos para utilizar el Helmántico?. El dinero público que así ahorraríamos se puede dedicar, por ejemplo, a construir nuevos espacios deportivos para esa cantera de la que todo el mundo habla, pero que tan poco parece significar.