Jueves, 21 de junio de 2018

Contra lujuria, castidad

En este escabroso tema, Ernesto nos remite a la fachada de la Universidad de Salamanca, lección magistral y simbólica en piedra franca de Villamayor, donde se contraponen la lujuria y la castidad. La lujuria está representada por Venus/Afrodita (izquierda en el cuerpo superior), junto a una columna rota que hace referencia a la castidad perdida, y se encuentra flanqueada por su marido Baco/Dionisio coronado con hojas de vid, dios mitológico romano del vino, Dionisio en Grecia, que nos habla de las bacanales u orgías que acortan la vida y empequeñecen el alma, y el hijo de ambos, Príapo, dios menor horriblemente feo y con grandes genitales que nos señalarían la tentación del placer.

 La castidad, origen de la fuerza y no del aburrimiento, está representada por Hércules (derecha en el cuerpo superior), héroe mitológico romano que nos trae a la memoria el origen de la propia Universidad salmantina. García Blanco lo recoge del Recueil des Histoires de Troyes: "A tal objeto labró un hoyo en la tierra, dentro del cual puso las siete artes liberales y otros muchos libros. Luego convocó a los naturales del país para que frecuentasen dicha cueva; pero como eran rudos y no comprendían tanta maravilla, y el mítico fundador tenía que continuar sus proezas en otros escenarios, concilió su designio de que tal estudio fuese mantenido con la construcción de una estatua suya, a la que confirió el don de la palabra, encomendándole  las  respuestas de los celosos estudiantes que quisiesen, de veras aprender, como si Hércules estuviese allí en persona".

Hércules que está flanqueado por Juno/Hera, diosa de la maternidad, protectora de las mujeres y del Estado, y su marido Júpiter/Zeus, dios de dioses y portador del rayo, padre de hombres y dioses, protector del clima, de la agricultura, del Derecho, de la Justicia, y del Imperio. Los delfines con las colas unidas nos hablan de matrimonio.

La opción entre lujuria y castidad nos la presenta la Universidad dentro de otras bifurcaciones de los caminos que encontraremos en la vida y que tendremos que elegir, como por ejemplo el Bien y el Mal.

Aquí es donde aparecen la rana y la calavera (no podían faltar). Una de las plagas de Egipto consignadas en el Éxodo fue de ranas, representando este batracio espíritus malignos y el pecado de la carne, con lo que asociándolo a la muerte significada por la calavera…, está todo dicho.

La fachada invita a la castidad como camino a la vida eterna.