Sábado, 23 de junio de 2018
Ledesma al día

Añorando viejos tiempos

Monette González recuerda, de la mano de una curiosa fotografía de una entrada, los tiempos en los que la música del baile llegaba a todos los rincones de la villa
Foto: Chari López Barbero

Yan han pasado tres décadas de su inauguración, según nos decía Chari López Barbero, pero también puede ser que la hubieran renovado, ya que uno recuerda haber entrado en los años 70 en los que por aquellos tiempos estaba de pinchadiscos mi primo Benito. Pero empecemos desde el principio, allá por los años 60 y alguno cuando se construyó este hotel y a continuación se inauguraría el baile al aire libre rodeado por un pequeño muro en el lateral superior en el que tocaba un grupo de Salamanca llamado Los Cumbias y  por supuesto, algún grupo más, alternando unos y otros y haciendo llegar la música a gran parte de los rincones de Ledesma hasta altas horas de la madrugada, pues no en vano, y dependiendo del viento, la música se oía hasta en el Arrabal de Los Mesones, distante unos tres kilómetros, que ya es decir.

Este emblemático hotel, y digo emblemático porque es uno de los edificios que antes se ve entrando a esta villa y que al estar junto a la gasolinera lo hace más visible y más conocido para todos los foráneos que paran a repostar en dicha gasolinera. También es muy corriente cuando quedas en Ledesma con algún conocido de fuera, decirle que nos vemos en el Rocal, y que solo tiene que fijarse en la gasolinera, y pegando a ella, está el punto de encuentro.