Martes, 20 de febrero de 2018

Cartas de los lectores

Qué  tiene  que  cambiar

El Rey tiene que recordar un día si y el otro también, que la ley está por encima de todos, que quienes se rebela tiene que asumir su responsabilidad y que España es un Estado de Derecho.

Pero algunos se empeñan en ensuciar el prestigio de España causando el mayor daño posible. Por eso esas palabras son obligadas en quien es Jefe de un Estado con unos principios de una democracia occidental. El Rey no puede quedar mal, tiene que ser creíble.

El Consejo de Europa a través del Grupo Europeo contra la corrupción, ha dirigido nuevamente una advertencia a España sobre el sistema de gobierno de la justicia y, la falta de interés por modificar el sistema de elección de los miembros del Consejo General del Poder Judicial y Tribunal Constitucional. La actitud de los dos grandes partidos nacionales no tiene interés en cambiar este sistema. En febrero de 2017 en el Congreso de los Diputados crearon una Subcomisión para la reforma judicial, nadie se pone de acuerdo, algunos no presentan ninguna propuesta incluso se retiran de esa Subcomisión, precisamente en lo que Europa nos critica. “En la justicia politizada también está la corrupción”.

Otros temas que tiene que cambiar. El sistema electoral, todos los votos tienen que valer lo mismo, vivas donde vivas. Otro. El Instituto Nacional de Estadística acaba de ofrecer nuevos datos sobre el desastre demográfico, España envejece a golpe de más fallecimientos que nacimientos ¿Cuál ha sido la reacción? Ninguna: el Gobierno nombro hace un año a una “Comisionada para el reto demográfico” cuyo trabajo no se sabe nada; y para que nos de la risa, o algo mas, en un debate parlamentario Ciudadanos pese al drama, proponía como medio para luchar contra el cambio climático, controlar el número de hijos. (Vamos como en la China comunista). Pero ninguna reacción a que de no ser por esa aberración del aborto “legal” ahora podríamos ser dos millones y medio más de españoles. Y todo ese drama demográfico solo se identificaría con el futuro de las pensiones. Que nadie sabe cómo darle una solución, ni siquiera en el manoseado Pacto de Toledo.

El Gobierno propone una nueva fórmula de cálculo, de años cotizados y edad de jubilación. Otros financiarlas con un impuesto que recaiga sobre la banca, propuesta socialista. “Estos todo lo arreglan con más impuestos, pero no dicen quien paga todos los impuestos”. Todos los ciudadanos, no solo los millones de ahorradores que tienen acciones en los bancos. Esto no es una solución finalista, sino revanchista. ¡Para que seamos todos más pobres!

Los ciudadanos estamos viviendo auténticos disparates. Necesitamos nuevas opciones regeneradoras. Por ejemplo, el fracaso rotundo de las Autonomías, no solo nos han separado, nos han dividido, nos han diferenciado y hasta nos han enfrentado. No todos los  españoles somos iguales, depende donde vivas, los impuestos son diferentes, la sanidad no tiene nada que ver con la Autonomía de al lado, la enseñanza en cada sitio te enseñan diferente y la seguridad en unas tenemos tres cuerpos de policía que te protegen y en otras cuatro.

Las autonomías no aseguran el progreso material de la sociedad ni la igualdad económica entre los ciudadanos, los únicos beneficiados son los políticos regionales. Los últimos informes sobre los impuestos son “aberrantes” mas de cien españoles cada día, renuncia a una herencia por los altos impuestos de sucesiones, unos 400.000 en 2017. Como es un impuesto autonómico en cada Autonomía es diferente, en algunas se paga muy poco y en otras hasta el 80% del valor de la herencia. Es imposible tener más desigualdad.

La sanidad en cada comunidad es distinta, en los hospitales en unas sobran camas y quirófanos y en otras faltan. La atención al ciudadano es diferente. En la educación en cada comunidad enseñan asignaturas distintas. Geografía- historia- lengua-humanidades-religión. Un autentico adoctrinamiento. La seguridad, unas tienen tres cuerpos de seguridad y otras cuatro, con el mismo trabajo y distintos sueldos. Un autentico despropósito.

Si calculamos el ahorro que puede suponer la centralización de todas estas competencias, en número de políticos y funcionarios, puede suponer un 40% en cargas fiscales. Ahí está el dinero para pagar las pensiones.

Pero claro esto lo tienen que arreglar los políticos. Todos, si, todos, sin miramientos y excusas de enmiendas de la Constitución. Las bases de la democracia, igualdad, libertad y justicia. Hoy no existe la igualdad, la libertad se ha convertido en libertinaje y la justicia no es imparcial ni es igual para todos.

Por lo tanto esta democracia con estos políticos no sirve, lo que tenemos es un engaño de sistema. Esto no es la DEMOCRACIA…