Lunes, 21 de mayo de 2018

¿Por qué lo llaman prisión permanente revisable cuando quieren decir cadena perpetua?

Ahora que el tema catalán parece que no da más de sí, hay que buscar un tema sustituto que provoque una nueva cortina de humo, y tape todos los juicios por corrupción y todos los temas que son importantes para el día a día del pueblo llano, o sea: paro, precariedad laboral, pensiones, igualdad, educación, sanidad,…

Es importante darle a la gente algo en qué pensar (o más bien, algo que sentir, cuanto más visceral mejor), no vaya a ser que pensemos por nosotros mismos, y les cuestionemos todo eso que están haciendo en nuestro nombre y con nuestro dinero, pero que va, la mayoría de las veces (por no decir todas), en contra de nuestros intereses y a favor de eléctricas, energéticas, IBEX35… o sea, a favor del “trespercent”, puertas giratorias y mamandurrias varias a colegios y clínicas privadas.

Y esta vez, los asesores del PP ni siquiera han tenido que esforzarse en buscar el sustituto de las banderadas en los balcones, se lo ha dado puesto el triste y doloroso caso de Diana Quer.

Yo, que tengo una hija en una edad similar, cada vez que sale a deshoras, no puedo quitarme de la cabeza, la imagen de las fotos que han circulado de Diana en este año y pico. Es un miedo que tenemos todas las madres y la mayoría de los padres, desde que dan sus primeros pasos y se alejan un par de metros de nosotras en el parque o en el supermercado. Así que puedo imaginarme el sufrimiento de esa familia y de tantas otras: la de Mari Luz, la de Marta del Castillo, las de las niñas de Alcacer….

No es el caso de Ruth y José, ese caso es muy distinto; en ese caso, habría bastado con escuchar a la madre para no haber puesto a los niños en peligro: la madre tenía miedo y así lo hizo saber, pero la contestación del sistema fue: “te divorcias tú, no tus hijos”. ¡Cuánto he entendido el dolor de Ruth Ortiz, cuánto he sufrido con ella! Y con tantas otras. Pero este no es el tema de hoy. Este tema no le interesa al PP. Quizá porque las que sufren son solo las madres.

Llamadme malpensada, pero en los actos en los que se habla de “prisión permanente revisable”, lo que se ve mayoritariamente son padres, ¿ahora sí se interesa el PP por su sufrimiento, cuando los que sufren son también ellos?, porque han sufrido mucho, sí, yo me pongo en su piel y a saber cómo habría reaccionado; pero el sufrimiento, aunque sea brutal como en estos casos, no puede nublarnos la mente para cambiar las normas, y menos, al son electoralista del partido que más usa el populismo y, en vez de reconocerlo, acusa al resto de usarlo.

Este tema hay que meditarlo muy bien y en frío. Tenemos que discernir si esa medida va a ser eficaz o no, si va a servir para mejorar la seguridad o no, si va a servir para que seamos una sociedad mejor o no….

Y todas las respuestas a esas preguntas, desde mi punto de vista, son que no.

No creo que sea eficaz, porque si metemos a un criminal en la cárcel, mientras él esté dentro, la gente que esté afuera se sentirá más segura; pero si ese criminal no tiene nada que perder, hará todas las barbaridades que se le ocurran para intentar fugarse, con lo cual, puede que nosotras estemos más seguras, pero los funcionarios de prisiones lo estarán menos. Así que no, no es eficaz, al menos no al 100 %.

No creo que vaya a haber más seguridad: instaurar la cadena perpetua no va a reducir, por ejemplo, el número de violaciones, porque los violadores no están pensando en el castigo cuando atacan a una mujer. Pero después de consumada la violación, el violador no querrá dejar testigos que le puedan llevar a prisión de por vida, así que no solo no evitará las violaciones, sino que se corre el riesgo de que aumenten las asesinadas después de ser violadas. No, ni mi hija ni yo nos sentiremos más seguras.

Y, desde luego, no va a hacer una sociedad mejor: sabemos que muchos de los criminales de este tipo de delitos, son reincidentes, sobre todo, porque ellos mismos no ponen nada de su parte para reinsertarse, pero aun así: una sociedad tiene que ser mejor que sus miembros, y esta medida no nos hace mejor sino que, como mínimo, nos pone a su nivel. ¿Y todo por qué? Puede que sea por revanchismo; estoy casi segura de que es por venganza; pero en lo que no tengo ninguna duda es que el PP lo apoya por electoralismo puro y duro.

Y además, el paso siguiente es la pena de muerte y eso sí que no.

Así que conmigo que no cuenten. Yo no firmo.

5/18