Martes, 22 de mayo de 2018

Cartas de los lectores

Referentes

Los más vejetes vivimos nuestra infancia enredados dentro de una complicada madeja adoctrinadora . En el extremo opuesto, un sector actual de la gente joven, confío que escaso, ha crecido más bien virgen de referentes, que aunque fueran en su día asfixiantes por momentos, su carencia resulta para el individuo y su sociedad mucho más dañina. Es de adultos cuando hemos tenido la opción de aceptar y seguir o no lo que nos dijeron los mayores, y cambiar de opinión y guía en su caso. Y sabemos lo difícil que resulta en muchos casos sin la ayuda adecuada, pero no es excusa.

Pues estos referenetes nos han servido para no perdernos en edades aún tiernas, y su falta y la falta de respeto a la que conducen hacen muy difícil, si no imposible, el encaje del individuo luego en su sociedad.

Hay que decir aquí también, alto y claro, que no habrá cambio que se precie sin respeto ni buenos referentes (y qué tristeza lo de Trump y su falta de contestación social) que siempre han de ser revisados, por supuesto, tanto individualmente, lo primero, como socialmente, después.
 

 

                                                                                                                                                                                                     Fdo: Gerardo Hernández Zorroza