Lunes, 21 de mayo de 2018

Por fin se acuerdan de la Estación de Autobuses pero, ¿a nadie se le ocurrió juntar las dos Estaciones?

Simulación de la reforma de la estación de autobuses de Salamanca

Más que mediado el presente mandato municipal y autonómico, va tomando fuerza la clásica carrera para demostrar que hacen algo con el dinero público. Sí ese que gusta demasiado a algunos políticos, en especial de la derecha. El Ayuntamiento toma carrerilla, y la Junta de Castilla y León parece que se acuerda de Salamanca no sólo para colocar a quienes en otras Comunidades su “gran gestión” les mandó en su momento a la oposición. Avanzado por fin, y con años de retraso, el nuevo Hospital (¿esperan a finalizar las obras para enfrentar las vergonzosas listas de espera resultado de su incompetencia?), parece que se acuerdan de la Estación de Autobuses, apenas tocada en más de 40 años pero llena de promesas.

Por supuesto en todo este tiempo no parece que nadie haya tenido la ocurrencia de repensar la ubicación de esas “puertas” de la ciudad moderna que son las Estaciones. Desde 1973, cuando entró en servicio la Estación de Ferrocarril que sustituía a la anterior (y otra vez sustituida en 2001 por la actual Vialia) o 1975, cuando se inauguró la Estación de Autobuses, a ninguna administración se le ha ocurrido pensar que, a lo mejor, sus ubicaciones no eran muy adecuadas. La de Ferrocarril está a 1.550 metros al norte de la Plaza Mayor, y la de Autobuses a unos 1.130 metros al oeste. Puede que no sea lejos para parte de la ciudad, pero sí lo es para algunos como los barrios transtormesinos. El transporte público para los más alejados obliga a realizar transbordos y a alguna hora no existe, aparte que por la del Ferrocarril no pasa el nocturno.

Google Earth nos permite visualizarlo con facilidad.

Si la distancia y la accesibilidad de cada una de las Estaciones desde el resto de la ciudad puede ser más o menos discutible, lo que ya no tiene sentido ni lógica alguna es que entre ambas existan 2.400 metros de distancia. Es cierto que la línea 7 de autobús urbano las une con una frecuencia de 20 minutos. Colocar una Estación junto a la otra ni siquiera parece haber sido objeto del más mínimo estudio. Y eso que se realizó una operación urbanística en amplios terrenos ferroviarios para construir… viviendas, un aparcamiento y dejar abandonados a día de hoy una parte de ellos. Por no hablar de los 2 Planes Generales de Ordenación Urbana elaborados entretanto. De otras normas de Ordenación del Territorio, competencia de la Junta, mejor no hablar. Lo de la intermodalidad es un concepto que no les suena mucho a diseñadores y políticos salmantinos, como ha demostrado su incapacidad para sacar adelante el Puerto Seco (para mercancías).

Se van a gastar 4’9 millones de euros en reformar la Estación de Autobuses. Por cierto, ¿no sería más barato hacerla de nuevo?, reconozco que los presupuestos de muchas obras me llaman la atención, en este caso es una reforma. Nadie, ni Ayuntamiento ni Junta, ha considerado acercarla a la Estación de Ferrocarril para posibilitar la creación de sinergias entre ellas. Es cierto que esta es quizás la peor ubicada, pero también hubiera sido más fácil reforzar el sistema de transporte público como alternativa. Aproximarlas, por cierto, se está haciendo en muchas ciudades que parecen más inteligentes (como Ávila, o en su momento Zamora o León y otras más).

Claro que unirlas tendría mayor utilidad si se realizara una política de transporte terrestre de viajeros distinta a la actual, donde no se piensa en relacionar distintos medios de transporte, si no en salvaguardar eternas concesiones o intereses privados. Pero no pasa nada, en las próximas elecciones nadie les habrá votado como siempre.