Martes, 23 de enero de 2018

La desmemoria en el fútbol

Definitivamente, el fútbol no tiene memoria. A diario nos lo demuestran los hechos. Y lo cuento, además, con una carga de amargura porque, por más que lo denunciemos, progresamos muy poco en la comprensión de los hechos ocurridos en un partido de fútbol cuando éste se pierde. Me agradó, filosóficamente, lo que el entrenador José Luis Oltra manifestó en cierta ocasión cuando entrenó en Granada: “El fútbol ni tiene futuro ni tiene pasado; no tiene memoria, tiene presente”. Ampliando matices: “No me gusta vender humo. Esto va semana a semana, con resultados. Si no ganas todo esto servirá de poco y si lo haces se generará mayor euforia, que siempre va a sumar”.  Y entramos en el terreno de las apreciaciones: “Si lo hacemos muy bien el domingo diré que estamos fenomenal y si no pensaré que nos queda mucho… Por desgracia es la ley del fútbol. Hay eauipos que no maduran en toda la temporada y otros que en la jornada uno, empiezan y ya no sueltan esa dinámico… Depende de tantos factores… Me gustaría tener más conocimiento para poder decirlo”.

Estos días en los que el Real Madrid pierde bastantes puntos en la Liga 2017/18 se ha desencadenado una corriente negativa, crítica en exceso, sobre todo parece que este equipo sólo tiene puntos negativos. El entrenador Zinedine Zidane da síntomas de grandeza cuando asegura que nunca va a criticar a un jugador en concreto ni apuntar a un “cabeza de turco” por cuanto el equipo es el que gana y el que pierde. Mientras tanto, los puntos respecto al primero Barcelona ya son excesivos. En concreto, cuando el equipo ganaba yo aseguraba que había una euforia desmedida y presentaba mis preocupaciones dado que el Real Madrid, sobre todo sus aficionados y los medios periodísticos, están acostumbrados a ganar y muy poco entrenados para perder.

Ahora ha llegado ese momento y tendrán que reaprender a ganar, entre otras cosas porque todavía faltan dos competiciones importantes antes del verano como son la “Champions League” y “Copa del Rey”.  Sin duda, “la desmemoria” se demuestra en este caso porque, habiendo ganado en un año cinco títulos, sin embargo, sólo se airean las derrotas y los defectos del equipo.

A mí personalmente siempre me han molestado los que “siempre tienen razón”. Esos que se esconden en la masa para cuando hay que dar “leña al mono”, no aportan razones ni explicaciones sino más bien hacen saltar bombas de relojería ocultas en una carcasa ficticia de realidad. Desde luego, en el caso del Real Madrid, son muy pocos los que pueden esgrimir razones lógicas para un equipo que en cinco meses ganaban y ahora no tanto. El mismo Piqué llegó a reconocer en agosto 2017 que los madridistas estaban un escalón por encima de ellos cuando les ganaron la “Super Copa de España”; incluso Xavi Hernández estuvo muy crítico con el Barcelona poniendo de ejemplo al Real Madrid en su manera de fichar… Por tanto, solo actuando en equipo podrán retomar las buenas prestaciones anteriores huyendo de luchas intestinas, recurriendo a aflorar los buenos momentos anteriores y sus mejores circunstancias. La memoria siempre será el contrapunto de la desmemoria.