Domingo, 21 de enero de 2018

Carta a la terna Magica

“Toro, animal incomparable, portador de un misterio que sólo el torero podrá descifrar”

 

AL HILO DE LAS TABLAS

CARTA A LA TERNA MAGICA

No fueron excesivamente generosos los Reyes Magos en mi petición del año anterior; en los que les rogaba un esfuerzo supremo, para que influyeran sobre los “pontifices” de la Fiesta, con el fin de recobrar aquellas intimas sensaciones de emoción, verdad, valor y arte del hombre frente a la fuerza, bravura y poder del toro. ¡Que poquito caso me hicieron los poderosos de Oriente!, pues, -sepan ustedes  que este comentarista, siempre creyó en sus Majestades-. Pero claro quizá, yo les pedía milagros y sus señorías, no tienen potestad para tanto.

Perdonen señores Reyes mi terquedad, pero un año más he de pedirles para esta fiesta taurina, de la que soy devoto.- Por ejemplo: Toros cumplidos, de trapío, con la tan llevada, y tan pocas veces traída casta. No toros cocos, no el viejo y mastodontico Barrabas. Nada de eso, toros con la cornamenta precisa y edad paralela para ser lidiados en cualquier plaza. Toros con fuerza suficiente para aguantar lo reglamentario, que empujen, que lleguen al ultimo tercio sin caerse, con la embestida suficiente. Toros en los que el diestro, no tenga que estar pendiente del mimo, para que el animal no se venga abajo. Toros con mayúscula.

Pues de esos que en algunas ocasiones se ven, son los animales que pedimos, con lo justo, justo sin que nada les falte, para que podamos apreciar y valorar el toreo de siempre, el toreo verdadero, no el de mentira. Con las mismas fundadas ilusiones y esperanzas que en años anteriores, les hago esta petición para la familia taurina, muy necesitada de tales menesteres.- Que Dios guíe su estrella.-

Fermín González salamancartvaldia.es                      blog taurinerías