Martes, 23 de enero de 2018

Sabiduría natural

 

 

El promotor de la vida dispuso las cosas de tal forma que, los excesos, independientemente de su naturaleza, siempre se pagan con réditos excesivamente gravosos. De otra manera, no se haría justicia a los más débiles, ni disfrutaríamos del placer que genera trabajar en favor del orden natural.