Domingo, 17 de diciembre de 2017
Ledesma al día

Ledesma, uno de los pueblos más bonitos de España

La villa ledesmina, que custodia un rico legado patrimonial y natural, es uno de los once municipios que se integrarán a partir del 1 de enero en la red de Pueblos Más Bonitos de España
La Fortaleza de Ledesma

Reconocimiento oficial para la villa de Ledesma con su integración, a partir del próximo día 1 de enero de 2018, en la red de Pueblos Más Bonitos de España, tal y como ha dado a conocer este fin de semana la Asociación de los Pueblos Más Bonitos de España.

Ledesma es uno de los once municipios elegidos que pasarán a engrosar la lista de los pueblos más bonitos de nuestro país, junto a Segura de la Sierra (Jaén), Mondoñedo (Lugo), Briones (La Rioja), Lerma (Burgos), Zahara de la Sierra (Cádiz), Bubión (Granada), Almonaster La Real (Huelva), Mirambel (Teruel), Guadalupe (Cáceres) y Castro Caldelas (Orense). Estos nuevos pueblos se unirán a las 57 localidades que ya forman parte de la Asociación y trabajarán conjuntamente para dar a conocer la belleza excepcional de los rincones españoles.
 
”Es un orgullo poder incorporar a la asociación estos once nuevos pueblos, todos ellos declarados Conjunto Histórico-Artístico, por lo que representan y por su compromiso a mantener y mejorar día a día, su belleza arquitectónica, su patrimonio cultural, sus tradiciones y su entorno natural. Hoy es un día de fiesta en muchas regiones de España, y lo es porque sus vecinos e instituciones ven reconocido el buen trabajo realizado por muchas generaciones, y el inicio de una nueva etapa”, señaló durante el acto de presentación Francisco Mestre, Presidente de la Asociación de los Pueblos Más Bonitos de España.
 
Ledesma, Conjunto Histórico-Artístico

Declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1975, se mezclan los grandes monumentos históricos, como la Iglesia de Santa María la Mayor o la Casa Consistorial con los antiguos palacios de los siglos XV-XIX de los hidalgos y de la naciente burguesía de Ledesma, rodeadas por el paisaje de la dehesa en el que se respira el ambiente de un pasado próspero del que dependían pueblos y aldeas desde Salamanca hasta Portugal, desde la Diócesis de Zamora a la de Ciudad Rodrigo.