Domingo, 17 de diciembre de 2017

La música para piano

Desde hace muchos años se viene estudiando el efecto que produce la música en el ser humano y por qué los niños desarrollan capacidades musicales espontáneas a temprana edad.

Cómo ya hemos visto la música genera diversas reacciones a nuestro cerebro y como ya explicó el musicólogo Julius Portnoy, tiene la propiedad de modificar la presión arterial, las tasas metabólicas, los niveles de energía y hasta los procesos digestivos, amén de aumentar la secreción de endorfinas pudiendo producir placer o relajación.

En el año 1993 se llevó a cabo un experimento que sacó a la luz el “efecto Mozart”. En este ensayo algunos estudiantes de la universidad de Wisconsin, escucharon durante unos diez minutos la Sonata para dos pianos en re mayor (KV 448) de Mozart lo que obtuvo como resultado mejores respuestas en pruebas de razonamiento espacio-temporal., que sus compañeros que no se habían expuesto al experimento.

En los estudios científicos que se han llevado a cabo sobre la influencia que tiene la música para nuestro cerebro se coindice en que la música de piano produce mejoras como tratamiento de ciertas enfermedades como el Alzheimer y, por supuesto, también consigue mejoras en otros campos, en personas sanas.

Es por eso que la labor de los músicoterapeutas es fundamental en nuestros hospitales.

Algunos otros beneficios que produce la escucha de música compuesta para piano son efectos positivos en los pacientes relacionados con el abuso de sustancias tóxicas y en la recuperación de lesiones cerebrales, alivia el dolor agudo y crónico, el estrés relacionado con el trabajo, la ansiedad y la fatiga, y reduce la probabilidad de padecer hipertensión, equilibra el bienestar emocional en ancianos, adultos y niños, es beneficioso para las mujeres embarazadas ayudando a la relajación y mejora las habilidades sociales y el aprendizaje en general.