Domingo, 17 de diciembre de 2017

Respuesta a “Tocamientos”, de Alberto Estella

210

Hola, Alberto.

No debo encabezar el escrito con un querido amigo, porque no nos conocemos tanto como para llamarnos amigos, ni nos frecuentamos, ni apenas nos vemos. Sin embargo, echo de menos algunas conversaciones que contigo sostuve en el pasado y en las que rebosabas comedimiento (y algo de rabia), certeza (con un poco de duda) y análisis riguroso (aunque en muchos puntos, bien lo sabes, nunca hemos estado de acuerdo). Añoro esos momentos en los que la autocrítica te llevaba a hablar mal incluso de tu partido y de cómo gestionaba algunos asuntos.

Desconcertado me dejaste el otro día con tu artículo “Tocamientos” (La Gaceta de Salamanca, 18-11-17) en el que frivolizas contra las denuncias de las mujeres por conductas sexuales absolutamente inadecuadas. Te burlas de muchas actitudes machistas y personalizas en una edil salmantina para descargar para descargar andanadas de machismo contra todo un colectivo que sufre la desvergüenza de artículos y actitudes como la tuya.

Algunas mujeres, Alberto, muchas veces no denuncian por miedo a matones de palabra y pluma que las acusan a ellas. No lo hacen, por no sufrir los embates de petulantes articulistas que minimizan el problema y se burlan de las consecuencias. No denuncian, por no verse con gente como tú, que las juzga, las humilla, las insulta.

Eso no es periodismo, Alberto, ni literatura. Es bazofia y lo entenderías si te tomases la molestia de releerlo con calma, tratando de alejar personalismos e intentando ser todo lo objetivo que pudiste haber sido en otro tiempo.

Qué pena que la edad y la ideología hayan hecho envejecer tanto a tu pluma.