Domingo, 17 de diciembre de 2017

Diez píldoras para los tapadores de oficio

 

Píldora, del latín pilula, bolita, es una forma de presentación de algunos remedios. Y tapador es una profesión que existe en todos los espacios de la vida, especialmente en los que tienen mayor complejidad humana y en los que hay más juego de intereses cruzados, desde la familia a la política, desde la Iglesia a la economía.

Los tapadores de oficio son los encargados de echar tierra encima, de enjalbegar lo que haga falta, de simular una falsa pared para producir trampantojos, de añadir edulcorante para evitar amargores, de organizar comisiones y reuniones para alargar la cosa sin aparente quebranto, de utilizar la perspectiva o el fotoshop equivalente para alterar la realidad, etc, etc, etc… La sociedad está llena de gentes dedicadas a este humillante y útil menester. Y sigue el tema con algunos ejemplos, como decían y practicaban los pensadores antiguos.

Son los encargados de poner cristales de colores, porque como ya se dijo: “nada es verdad ni es mentira, todo depende del cristal con que se mira”. Se sirve con habilidad y buenos modales un determinado punto de vista, se le añade el color buscado y ya está; casi siempre funciona.

  1. 1. No ver, no oír, no hablar: es una propuesta de conducta social que a veces se propone y que suele ser gratificante y hasta curativa, porque “ojos que no ven corazón que no se re-siente”; el que no oye, no vuelve siquiera la cabeza; y el que no habla, de eso se libra. Perfecto.
  2. 2. Y está demostrado que en cuanto se logra que un grupo o toda la gente decida negar la evidencia, quedan totalmente descalificados la realidad y su juicio y es que “no hay peor ciego que el que no quiere ver”. Vieja tentación y muy eficaz en casi todos los campos.
  3. 3. Y cuando la verdad pública se da bofetadas con la verdad publicada gana siempre la segunda por buen fondo que tenga la primera. Y en caso de duda gana a los puntos o quizás en algún sucedido especial se declare combate nulo, pero esto último es un fenómeno muy raro.
  4. 4. Los trileros son prestidigitadores, de manos rápidas, que distraen en una dirección para hacer el truco en la contraria. Hay hoy muchos elementos de distracción para que el público en general no mire lo que no conviene que vea. Es el pan y circo de siempre, pero que ahora tiene multitud de fórmulas y variantes. Tú tapa y distrae que algo queda…
  5. 5. En la Iglesia es relativamente frecuente ante problemas importantes recurrir al deus ex machina de una solución transcendente que sería la versión culta de la antigua salida popular ante una desgracia: ¡Estaría de Dios!  Es más pagana que cristiana, pero aparente y hábil. Y libra de andar buscando causas y soluciones.
  6. 6. Que no pase por lo que hemos pasado nosotros, piensan padres y abuelos. Y malcrían evitando sacrificios y tapando la austeridad y la dureza de cada día. Es buen placebo, pero el mal-educado sale perdiendo, y no poco, a medio plazo. Nunca las anteojeras transmitieron lucidez cerebral ni tapar el ojo al macho vale para algo.
  7. 7. Aquel gran periodista (premio Príncipe de Asturias 2003) R. Kapuściński dijo hace ya muchos años que cuando se descubrió que la información era un negocio, la verdad dejó de ser importante. Así escribió o muy parecido. Y tiene razón y hoy más que entonces. Todos los medios, humildemente creo que sin excepción, apuestas por una verdad, la suya, que es la que queda publicada. La otra verdad, o la otra parte de la verdad, queda hábilmente tapada. Y mucha gente no sabe que existe.
  8. 8. Vieja historia aquella de la Verdad y la Mentira que se fueron juntas a la playa. La Mentira salió antes del baño y se puso el vestido de la Verdad y así vestida se fue a la ciudad. Cuando la Verdad salió del mar se puso como pudo, por pudor ante su desnudez, los vestidos de la Mentira. Y desde entonces muchos, unos adrede y otros sin quererlo, las confunden. A veces, es verdad, son dos “lindas tapadas” difíciles de identificar.
  9. 9. Con las verdades tapadas se puede llegar muy lejos, pero lo que no se puede es volver. Por eso lo malo de muchas situaciones, a veces creadas con la mejor voluntad, es que no tienen camino de vuelta. Y cuanto más lejos se llegue en la tapadera, más dura será la caída.
  10.  10 En esta píldora 10 cada uno puede añadir su propio caso entre la verdad y la mentira, entre su media verdad y la media mentira del otro, y al revés, etc… Y que repase la corrección de Machado, "¿Tu verdad? No, la verdad. Y ven conmigo a buscarla. La tuya, guárdatela".