Sábado, 18 de noviembre de 2017

Estilo de Vid@ Otoñal

Aunque ha tardado este año más de lo normal, probablemente por el cambio climático, estamos ya presenciando un gran colorido en los jardines de la ciudad y en el paseo fluvial y alrededores. Dominan en el paisaje otoñal, los tonos amarillos, naranja y los rojos en las hojas, que además han empezado a caerse de los árboles.

El otoño terminan las tardes de terraza y, porque el tiempo nos invita más a pasear que a estar sentados. También nos hace cambiar de hábitos alimenticios, ahora empiezan a dominar las naranjas, las castañas, los membrillos y, las ya escasas acerolas, fruta con gran contenido en vitamina C. Al cambio en la climatología se asocia un nuevo patrón de enfermedades, tiempo de catarros y, muy pronto de gripe. Frente a los primeros, procesos de vías respiratorias altas, molestos; pero sin fiebre y malestar general, lo mejor es beber agua para facilitar la expectoración, unos pañuelos para las mucosidades nasales y, si existen cefaleas y malestar, un analgésico tipo paracetamol de 650 mgrs para cuando se estime necesario, según la severidad del cuadro.

Para prevenir la Gripe se pueden adoptar muchas, todas ellas comprensibles; pero si utilizamos el cerebro y las evidencias científicas, sin duda, la mejor es la vacunarse. Este consejo, se debe a los beneficios de la vacunación para que cada una de las personas que se vacunan y, para lograr la denominada inmunidad colectiva que acaba con la transmisión y, por tanto con la posibilidad de epidemias, gran número de enfermos, hospitalizaciones y, muertes por neumonías post-gripales.

La gripe es una enfermedad respiratoria aguda causada por el virus influenza A y B que provoca un cuadro caracterizado por fiebre, debilidad, dolores musculares y articulares, dolor de cabeza y, malestar general. A esto le siguen las manifestaciones respiratorias con tos y dolor faríngeo que se acentúa cuando disminuyen los síntomas generales. La gripe se presenta en brotes epidémicos durante los meses fríos y el paciente, que la contrae, tiene la posibilidad de trasmitirla, por gotitas y aerosoles respiratorios, durante 7 días. La transmisión es aérea, a través del habla, la tos y los estornudos. También por contacto con superficies y con las manos.

La vacunación antigripal ha demostrado ser efectiva y segura en su prevención. La vacuna es voluntaria y, cada persona decide si vacunarse o no. Su protección por anticuerpos es individual y evita padecer la gripe desde los 15 días del día de la vacunación y, evita evita las posibles complicaciones post-gripales, neumonías y muertes post-gripales que son frecuentes en ancianos con enfermedades crónicas.  También tiene una importancia social al provocar inmunidad colectiva por lo que la recomiendan, para todos los países, todos los organismos internacionales relacionados con la Salud; OMS, CDC y, el Centro Europeo para la Prevención y el Control de enf.

También existen beneficios socioeconómicos al reducir significativamente las consultas médicas de la Atención Primaria, la polimedicación, las bajas laborales y, además, las urgencias y estancias hospitalarias. Todo ello, como supone, es una reducción de los costes y, una mejora para la sostenibilidad del sistema sanitario.

La campaña de vacunación también debe aplicarse a los profesionales sanitarios y sociales por su responsabilidad individual, social y, ética dado que al vacunarse existen menos posibilidades de padecer gripe y, al no transmitirla a sus pacientes, ancianos y enfermos crónicos. Los factores que aumentan la probabilidad de padecer complicaciones gripales son: ser persona mayor, se persona con discapacidad y/o dependencia, padecer enfermedades crónicas, ser pluripatológico, ser residente en hogares y/o residencias de ancianos, y residir en instituciones de cuidados prolongados.

En mi opinión, la vacunación es la mejor manera de protegerse frente a los procesos gripales y, supone muchos más beneficios que inconvenientes (pinchazo y, escasas molestias en el lugar del mismo). Por todo lo cual, conviene incorporar al estilo de vida saludable otoñal, la vacuna antigripal.

JAMCA