Jueves, 23 de noviembre de 2017

“Los militantes salmantinos que me voten no se equivocarán el 12 de noviembre”

“Por mucho que Pablos pueda renovar la ejecutiva, difícilmente la ciudadanía va a ver esa renovación para conseguir credibilidad e ilusión”
El mirobrigense Fernando Vegas, candidato a la secretaría general del PSOE salmantino. Fotos: Alberto Martín

Este domingo, 12 de noviembre, más de 900 militantes del PSOE en Salamanca tienen una cita con las urnas para elegir secretario provincial de los socialistas salmantinos, dentro del XII Congreso Provincial del 25 de noviembre. El actual secretario y procurador en Cortes, Fernando Pablos, medirá sus fuerzas en primarias con Fernando Vegas, concejal del Ayuntamiento de la ciudad.

Vegas, histórico militante socialista y abogado mirobrigense de 51 años, afronta esta última semana de campaña optimista, con un objetivo: volver a convertir al PSOE en la referencia de la izquierda, como alternativa seria y coherente para gobernar en las instituciones salmantinas.

¿Qué le ha llevado a ser candidato a secretario provincial del PSOE?

El motivo principal ha sido la petición de un importante número de militantes y compañeros que ven que es necesario un cambio del PSOE, igual que el que se ha producido a nivel federal y autonómico con Luis Tudanca. Es necesario que ese cambio se produzca también en el PSOE salmantino, con una hegemonía del PP que dura ya casi tres décadas.

“Las cosas se han hecho mal porque hemos perdido peso electoral significativo, poder social, mediático y de militancia; lo veníamos advirtiendo”

¿Qué ha pasado para que el PSOE haya perdido respaldo electoral?

El PSOE, a lo largo de una historia de más de 137 años, ha sido la referencia de la izquierda en el país y también de la izquierda salmantina, aunque también es verdad que los resultados no han acompañado. A veces por unas circunstancias coyunturales y otras, como ha reconocido el propio Fernando Pablos, porque quizá no se han hecho del todo bien las cosas. Algunos veníamos diciendo desde hace tiempo que había que cambiar la forma de hacer política y de enviar los mensajes a la ciudadanía y entendemos que es el momento de cambiar.

A pesar de los malos resultados electorales de los últimos años, con Pablos al frente del partido, vuelve a ser candidato.

No es el momento de hacer crítica, ni de exigir responsabilidades, todo lo contrario. Es el momento de realizar propuestas ilusionantes y de cambio para que vuelva a ser un referente en Salamanca. Lógicamente, las cosas se han hecho mal porque hemos perdido peso electoral significativo, poder social, mediático y poder de militancia. Por eso presentamos nuestra candidatura, desde la ilusión, con intención de dar un nuevo impulso y conseguir revertir la situación, tanto institucional como política, con un objetivo claro, volver a ser un referente de credibilidad y alternativa para la ciudadanía salmantina.

El PSOE no ha sabido sacar partido y atraer electorado.

A lo hecho, hecho está. No se puede mirar atrás. Milito en el partido desde hace más de 30 años, intentando aportar mi granito de arena. Pero ahora creo que se nota en la ciudadanía que el PSOE vuelve a generar credibilidad e ilusión entre los ciudadanos para ser una verdadera alternativa de Gobierno en la ciudad y en la provincia.

¿Se ve ganador el 12 de noviembre?

Soy muy optimista, me veo ganador y la militancia está motivada. Hay un amplio número de militantes que desea el cambio, que tiene ilusión por renovación, de poder cambiar la vida de las personas con políticas más sociales, más de izquierdas, abanderando la igualdad, la paridad, la lucha contra la violencia de género, medidas sociales que favorezcan a los más desfavorecidos. Tenemos que conseguirlo y plasmarlo en un buen programa para que los ciudadanos vuelvan a confiar en nosotros. Este proceso electoral ha dinamizado el partido, ha vuelto a renacer y a movilizarse.

¿Influirá en el voto de los militantes salmantinos su apoyo al actual secretario general del partido, Pedro Sánchez?

No lo sé. Estamos en otra fase. Elegidos ya el secretario general y el autonómico, creo que tendrán que ver el nuevo rumbo del partido y decidir si quieren subirse a este carro o permanecer con quien lleva casi tres décadas en cargos de responsabilidad del PSOE. Porque por mucho que puedan renovar la ejecutiva, difícilmente la ciudadanía va a ver esa renovación y a notar ese cambio para conseguir esa credibilidad y capacidad de generar ilusión cuando durante tanto tiempo no ha sido capaz de conseguirlo.

En el caso de resultar elegido, ¿qué hará a dos años de las próximas elecciones municipales y autonómicas?

El trabajo es arduo, nadie dijo que fuera fácil y cuando he decidido asumir esta responsabilidad, lo asumo. Llevo más de 30 años en el partido y he estado trabajando. Nos vamos a dejar la piel en crear los mejores órganos y equipos para ser capaces de transmitir ilusión, imagen de cambio y fortaleza, de verdadera alternativa para gobernar del mayor al menor pueblo de la provincia como el Ayuntamiento de la ciudad y la Diputación.

Uno de los objetivos de ese nuevo equipo será la Alcaldía de la ciudad y la Diputación.

El PSOE tiene que volver a posicionarse en la izquierda moderada, sensata, alternativa coherente que quizá perdimos en las anteriores elecciones y aparecieron grupos y aventuras políticas que al final, como estamos viendo, van decayendo. Hay posibilidades reales de cambio en las instituciones, aunque hay que reconocer que es difícil, porque no partimos de la situación más óptima. Pero con trabajo, esfuerzo y con firmeza en nuestros mensajes podemos trasladar a los ciudadanos que el PSOE de Salamanca en una alternativa seria y coherente para gobernar las instituciones.

¿Ya tiene pensado su equipo?

Conjugará renovación con experiencia. Quiero un equipo que sea un referente, compuesto por profesionales, conocedores de las políticas que se vienen realizando, con gente nueva que de ese impulso e ilusión que hace falta y gente joven que aporte dinamismo.

¿Incluiría a Fernando Pablos o a integrantes de su candidatura?

En este proyecto queremos que tenga cabida toda la militancia. El equipo se cerrará el día del congreso provincial y creo que todos son válidos. No sé si Pablos querrá estar en ese equipo, yo no entraría en su equipo de gobierno. Él dijo que no se presentaría a la secretaría general, se presenta y es respetable. Él seguirá ejerciendo sus funciones en las Cortes como procurador y habrá que ser respetuosos con lo que decida la mayoría de la militancia el 12 de noviembre, que seguro que no se va a equivocar. Desde la generosidad, respetar los equipos que se decidan y a trabajar desde la unidad, porque de este proceso solo podemos salir más reforzados y unidos para conseguir el objetivo.

“El PSOE tiene que volver a posicionarse en la izquierda moderada y sensata que perdimos en las anteriores elecciones y aparecieron grupos y aventuras políticas que al final, como vemos, van decayendo”

¿Puede beneficiarle al PSOE la posición de Pedro Sánchez respecto a Cataluña y el respaldo al 155?

Como se ha demostrado, no ha venido ni a romper el PSOE, ni a España, todo lo contrario. Tenía un objetivo y una visión clara de cuál era el rumbo. Es el único partido que ha puesto la solución encima de la mesa, sentarse a dialogar para dar una solución política a un tema político y poner en marcha una reforma constitucional, que es casi obligada después de casi 40 años. Hay que adecuarla a la realidad. Si el electorado en un momento dado, se sintió defraudado, ahora tiene motivos suficientes para volver a confiar en un futuro y una propuesta seria y coherente. Soy optimista y no hay que rasgarse las vestiduras. La realidad es que hemos resurgido después de la crisis interna. El PSOE tiene 137 años de historia, con mejores y peores momentos, pero siempre ha sabido sobreponerse. Como hemos visto, hemos conseguido un partido reforzado y unido con las ideas muy claras, que vuelve a situarse como la única referencia de la izquierda en el país, a nivel autonómico y en Salamanca.

Fotos: Alberto Martín