Lunes, 11 de diciembre de 2017

‘La general’ comienza sin agua, aunque ante un mar de dudas sobre su desarrollo

Unos 11.000 salmantinos saldrán el domingo 22 de octubre tras perdices, conejos y liebres, se abre la temporada cinegética

La perdiz parece que crio bien a pesar de la extrema sequía de este verano / M. C.

Más de 100.000 aficionados con licencia en Castilla y León, entre los que se encuentran unos 11.000 salmantinos, saldrán el domingo 22 de octubre tras perdices, conejos y liebres. ‘La general’ levanta el telón ante un mar de dudas, y no solo sobre lo que depararán los campos tras un verano extremadamente seco. La duda que más preocupa a los cazadores es si finalizará la temporada el último domingo de enero o por el contrario los tribunales acabarán acortándola como consecuencia de la denuncia realizada por grupos ecologistas y la inoperancia de Medio Ambiente al respecto.

Sobre el terreno, a pesar de la fuerte sequía parece que la perdiz ha criado bien. Hasta una vez cambiada la pluma se ha visto algún bando más que los últimos años, en algunos casos con un número reducido de pollos, con lo cual cabe pensar dos cuestiones, que han sufrido una alta depredación o que la sequía finalmente ha pasado factura a finales de septiembre.   

En la zona de las Arribes, terrenos en los que aún se puede disfrutar de la caza de la reina de la menor, los bandos que se han observado a finales del verano y principios del otoño han ilusionado en parte a los cazadores tras una temporada anterior mediocre. Durante el desarrollo de la media veda se han podido observar de nuevo bandos de pollos donde la anterior temporada no se vieron, eso sí, bandos cortos que a poco que discurran los primeros días de la temporada habrá que dejar de madre si se quiere conservar sus poblaciones para temporadas venideras. 

En cuanto a las poblaciones de conejo, ya se sabe de su cría irregular y que ello no atiende a más razón que la incidencia de las enfermedades y, por supuesto, a que el año anterior quedara madre en el coto, aunque todo apunta a que esta primavera se produjeron brotes importantes de la cepa VEH. Aun así, a mediados de verano se pudieron ver algunos gazapos, lo que hizo creer a muchos de los aficionados a su caza que se había producido un repunte en sus poblaciones.

Respecto a la liebre, la cría se mantuvo en los parámetros de los últimos años, excelente. Sus poblaciones han marcado una curva ascendente después de los brotes de turalemia de hace un lustro, por lo que será una de las especies que salvará más de un bolo esta temporada, que en el caso de los galgueros se adelanta al 12 de octubre.