Domingo, 22 de octubre de 2017

Danzas en Salamanca por las Vísperas Nupciales de Felipe II y María Manuela de Portugal

El desfile comenzó en el Puente Romano y se realizaron bailes en zonas como la Plaza Mayor, la Plaza de los Bandos y la Plaza de Anaya.

Un momento de la actuación de danzas que se realizó en la Plaza Mayor de Salamanca

Los desfiles por la ciudad de Salamanca, con trajes de época y danzas renacentistas con motivo de las Vísperas Nupciales marcaron este sábado los actos programados por el Ayuntamiento de Aldeatejada con motivo de este hecho histórico que ocurrió en la localidad del Alfoz salmantino. La comitiva partió desde el Puente Romano para ir hasta la plaza de Anaya y, posteriormente, a la Plaza Mayor.

Los vecinos y el Ayuntamiento de Aldeatejada ya están preparando la recreación histórica de la estancia en esta localidad de la infanta María Manuela de Portugal, que tuvo lugar en 1543.

Este domingo 1 de octubre, los actos en Aldeatejada comenzarán a las 10 horas y se prolongarán durante toda la jornada. Entre ellos, habrá un mercado renacentista, desfiles, torneo de caballeros, juegos tradicionales, representaciones teatrales o danzas.

Vísperas Nupciales en Aldeatejada

En 1539, Carlos V, se plantea la boda de su hijo que ya tiene 13 años para asegurar la herencia dinástica del imperio. Las princesas de Navarra y Francia son las candidatas pero en 1542 entra en guerra con Francia, por lo que negocia la boda con el rey de Portugal Juan III, que tiene una hija de la edad de Felipe: María Manuela. La elevada dote le viene como anillo al dedo para pagar las guerras del norte de Europa y asegura una alianza peninsular que le permite dedicarse de lleno a las guerras de Francia y contra luteranos y calvinistas. Son primos hermanos pero obtienen dispensa papal. Ambos tienen 16 años.

El 1 de diciembre se firma el contrato matrimonial y el 12 de mayo de 1543 se celebra en Almeirin una boda por poderes; el Príncipe, se encuentra en Valladolid como regente por la ausencia del emperador. Se prepara la consumación del matrimonio en Salamanca.

El 26 de Septiembre sale una espectacular y fastuosa comitiva para recibir a la Infanta en la frontera, dirigida por el Duque de Medina Sidonia, el Obispo Martínez Silíceo y otros nobles, que llevan cientos de criados uniformados, músicos, bufones, indios, enanos, con caballos, literas, acémilas y carros. Allí reciben a María Manuela y se unen al séquito de nobles portugueses.
En las poblaciones por las que pasa el grandioso cortejo se celebran bailes, comilonas y espectáculos suntuosos.

El viernes 10 de Noviembre del año 1543 llega a Aldeatejada la comitiva que acompaña a la infanta desde Portugal. Es recibida por las autoridades y el clamor popular. El Príncipe don Felipe, deseoso de conocer a la novia y rodeado del duque de Alba, y otros Grandes de España, también viene a Aldeatejada aunque de incógnito, para verla. Al llegar el obispo Martínez Silíceo, preceptor de Felipe y que acompaña a la infanta, pide confesarse con él y lo mismo hace Mª Manuela.

La comitiva se queda en Aldeatejada donde descansa y se prepara para la boda hasta el día 13 lunes. Ese día fueron hasta Aldeatejada 1.300 caballeros salmantinos ricamente vestidos y aderezados para acompañar al cortejo hasta la ciudad. Al salir del pueblo, esperaban junto al camino 300 caballeros del bando de S. Benito y Santo Tomé que realizaron exhibiciones y escaramuzas militares.

Tras un recibimiento apoteósico de la ciudad salmantina con música, poemas y arcos triunfales, se celebran los esponsales el día 14 en el palacio de Solís de la plaza de los Bandos de Salamanca.

Durante varios días los caballeros jugaron cañas, toros, justas y torneos. Hubo bailes, teatros, conciertos, máscaras y fuegos de artificio. 18 meses después nace el príncipe don Carlos y como consecuencia del parto María Manuela muere por las sangrías o por una infección, a los cuatro días. Don Carlos padece serios problemas físicos y mentales derivados de la consanguinidad de sus padres y muere a los 23 años estando recluido por Felipe II contra el que había conspirado.

Fotos: David Fernández

Ver más imágenes: