Miércoles, 22 de noviembre de 2017

¿Y ahora qué?

Finalmente, y como era previsible, el parlamento catalán aprobó la ley que permitía (hasta que ha sido declarada inconstitucional) el referéndum de autodeterminación que tiene previsto llevar a cabo el gobierno de Cataluña el 1 de octubre.

Y tras la aprobación de dicha ley, con bronca previa en el hemiciclo (algo que se veía venir), se plantea una pregunta: ¿Y ahora qué? Y ciertamente, ni el gobierno español ni el catalán saben a ciencia cierta qué va a ocurrir el día 1 de octubre.

Y es que, si el ejecutivo catalán ha manifestado su firme intención de llevar a cabo el referéndum, y el gobierno español ha declarado que no lo va a permitir, parece que lo único que queda claro es que el 1 de octubre va a haber un choque de trenes en el que alguien (o los dos) va a salir mal parado en sus pretensiones.

Por otro lado, de cara a impedirlo, el ejecutivo de Rajoy ya ha manifestado que va a vigilar las imprentas catalanas para que no se hagan en ellas las papeletas para el referéndum, y con ello me surge una duda. ¿Y si les da por imprimirlas por ejemplo en Perpiñán? Y es que en ese caso el “espacio Schengen” permite el libre paso de mercancías y personas entre los países de la Unión Europea, por lo que, aunque no se imprimiesen en España, poco problema podría plantear este hecho llegado el caso.

Asimismo, en sentido contrario, el ejecutivo catalán asegura que el referéndum se llevará a cabo, pero ¿Y si no consiguen los permisos de los locales necesarios para llevar a cabo la votación? Es más ¿Cómo van a vigilar que dicho referéndum transcurra sin incidencias sin poner en peligro a los funcionarios públicos, léase mossos d’esquadra? Ya que, una vez que el Tribunal Constitucional ha declarado ilegal el referéndum, la implicación de los mossos o de cualquier otro funcionario público en dicho proceso podría acarrearles importantes sanciones, que podrían acabar con la propia expulsión como funcionarios.

Finalmente, si se llevase a cabo la votación ¿Qué ocurriría con Cataluña? Me refiero a que la Unión Europea ya avisó de que quedaría fuera de la UE, pero ¿Cuándo y cómo? Porque Reino Unido decidió irse de la UE hace más de un año y aún no está del todo claro cuándo acabará abandonando la UE. En el caso de Cataluña ¿Sería una expulsión fulminante o un proceso negociado al estilo Reino Unido? En todo caso, el euro seguiría siendo en principio la moneda de uso en Cataluña, como ocurre en los casos de Andorra, San Marino o Mónaco, países que están fuera de la UE y utilizan el euro como moneda oficial.

Demasiadas dudas y, sobre todo, demasiadas pocas aclaraciones dadas a una población que, para bien o para mal, deberá acarrear con las consecuencias que conlleve todo este proceso, en el que realmente ninguna de las partes ha querido negociar. En un mes saldremos de dudas.