Miércoles, 22 de noviembre de 2017

Las Fiestas cierran el verano

Y este año abren los 800 años de la fundación de nuestra mundialmente reconocida universidad de Salamanca

Ya están aquí las fiestas de Salamanca. Abarcan del 7 al 15 de septiembre. Son las fiestas de la Virgen de la Vega, patrona de la ciudad de Salamanca y su tierra. Aunque la patrona de la comarca, y aun de la región, sea la Virgen de la Peña de Francia, que se celebra también el mismo día 8 de septiembre.

Las fiestas son una práctica tradicional y necesaria, que cierra el verano y se alegra con el final de la recogida de la cosecha, que anima y facilita estirarse un poco en los gastos extraordinarios propios de la fiesta. El hombre necesita descansar de su trabajo, especialmente cuando éste ha supuesto un esfuerzo especial, como eran antes los trabajos de la recogida de la cosecha.

La fiesta sigue siendo, además, la oportunidad de encuentro de multitud de gentes, generalmente familiares, allegados para la ocasión, de los que habitan aquí permanentemente.

La fiesta la constituyen actos propiamente religiosos, que marcan el origen y el contenido concreto de la fiesta, al menos para los que todavía mantienen una mínima profesión religiosa. Y también hay conciertos en la Plaza Mayor y en diversas plazas de barrio; circo, juegos circenses de calle, teatro, feria agropecuaria, concursos deportivos y, por supuesto, toros. Éstos siempre han sido parte sustancial de las fiestas y ferias salmantinas.

Las fiestas marcan también, no sólo el final de las cálidas jornadas veraniegas, sino igualmente el comienzo de curso escolar y del resto de actividades culturales propias del nuevo curso. Es de esperar que el descanso propio de los días de fiesta nos disponga favorablemente a comenzar con ilusión y entusiasmo las nuevas tareas del curso que comienza.

Además, este año las fiestas abren las puertas a las conmemoraciones, esperemos que solemnes y efectivas, de los 800 años de la fundación de nuestra mundialmente reconocida universidad de Salamanca. Los que viajamos frecuentemente por el ancho mundo cuando, a la pregunta de dónde somos, al responder que de Salamanca, ponderan la notoriedad y la cualificación de los títulos expedidos desde siempre por nuestra alma mater.

Después de la gran exposición del artista Miguel Barceló, con la campanada del popular elefante plantado en nuestra Plaza Mayor sobre su larga y poderosa trompa, esta misma semana nos han sorprendido las autoridades correspondientes con la firma de acuerdos bilaterales entre nuestra Universidad salmantina y la UNAM, Universidad Autónoma de Méjico. Entre otras finalidades de esos acuerdos se encuentra el reconocimiento mutuo de los títulos de unos y otros, y la posibilidad de alcanzar dobles titulaciones. Ojalá las conmemoraciones universitarias sean claras manifestaciones culturales que comprometan a las actuales y futuras generaciones de estudiantes, profesores y gentes de servicio de dicha Universidad.

Y no me extiendo más, que comienzan las fiestas y hay que descansar. ¡Felices fiestas para todos! Ojalá todos podáis disfrutarlas.