Jueves, 21 de septiembre de 2017
Alfoz al día

Más de 500 niños pasan por la Bibliopiscina en el mes de julio

SANTA MARTA | Los pequeños han disfrutado de talleres de arte, de juguetes con material reciclado y de marionetas, entre otras actividades 

La Bibliopiscina se ha convertido en una de las actividades estrella de este verano. Y es que sólo en el mes de julio han pasado por ella más de 500 niños que, atraídos por sus actividades, han querido disfrutar de la piscina de una manera diferente. De esta forma, la Bibliopiscina ha contado con talleres de arte, en los que los más pequeños han podido disfrutar del uso de las témperas en diferentes soportes y para crear texturas, con temas que o bien proponen las propias monitores o bien surgen de manera libre; talleres de juguetes con materiales reciclados con los que se han elaborado el Tres en Raya, bolos, colgantes o móviles decorativos; talleres de marionetas, en los que se han trabajado también para elaborar con materiales reciclados diferentes muñecos de guiñol y por último talleres de juegos populares, en los que se ha pretendido concienciar a los niños de la importancia de recuperar los juegos tradicionales.

Cabe recordar que la Bibliopiscina es un servicio municipal gratuito que está dirigido a niños de 4 a 11 años. El servicio cuenta con dos monitoras y se encuentra en funcionamiento desde el 1 de julio y en horario de tarde, de 16.00 a 20.00 horas, de lunes a viernes, en las piscinas municipales de Santa Marta de Tormes.

Como indicó el concejal de Cultura, Francisco Miguel García, “la Bibliopiscina es una actividad consolidada en los veranos de Santa Marta, que fomenta la cultura a través de la lectura como una alternativa de diversión. El entorno lúdico de la piscina es propicio para la animación lectora y para generar un ambiente de educación en el tiempo libre”.

En otro orden de cosas, esta propuesta ha pretendido ofrecer un entorno inclusivo donde poder jugar e interactuar entre niños/as, fomentar el gusto por la lectura, potenciar la participación activa en las actividades propuestas, despertar la imaginación y fantasía de los niños, promover el intercambio social y cultural e introducir al niño/a en el hábito de la lectura, de forma placentera.