Lunes, 23 de octubre de 2017

Seis textos de “BD”, el nuevo libro de Luis Cruz-Villalobos

El poeta y editor Luis Cruz-Villalobos
Luis Cruz-Villalobos (Santiago de Chile, 1976), acaba de editar un nuevo poemario, titulado BD (Hebel Ediciones, Santiago de Chile, 2017, colección Horizontal Poesía), el cual lleva prólogo del salvadoreño Sergio Inestrosa, profesor de español y asuntos latinoamericanos en el Endicott College (Massachusett, EE. UU.).  Del mismo he seleccionado seis prosemas para disfrute de los lectores de SALAMANCArtv AL DÍA

 

Recordar que el poeta y editor chileno es ministro presbiteriano, psicólogo clínico y candidato PhD (VU Amsterdam). Cuenta con una amplia producción poética (además de trabajos académicos en sus áreas de especialidad), con más de cincuenta obras publicadas, dentro de las cuales se destacan: Poesía Teológica (2014), prologada por el reconocido filósofo norteamericano John D. Caputo, y Como Abrazo Exacto (2015), antología por mí seleccionada. (A. P. A.)

Portada de BD, nuevo poemario de Cruz-Villalobos

 

SY

 

sálvame querida de mí mismo y de todo aquello que no he podido ser

sálvame de los viajes que no he realizado y de los saltos y los abismos

sálvame de las muertes no vividas y de los pasos y tropiezos por llegar.

 

WD

 

el sueño visita los ojos y los hombros y no se conforma con visitas breves

quiere quedarse y dar su charla sin que nadie le interrumpa su discurso

pues es un pequeño tirano que sabe del poder que tiene sobre las vidas.

 

BH

 

susúrrame tu nombre como si quisieras darme un beso junto a mi oído

cuéntame que un día me viste pasar y quedaste cautivada por mi soledad

dime que escuchaste palpitar mi nostalgia tan gravemente que te atrapó.

 

SL

 

no podemos dar un amor que no sea sino la parodia escuálida

del que viene del cielo del cielo y que nos cubre con su manto

pues somos solamente estas briznas al viento que parten veloz.

 

TL

 

terrible ha sido el amor que nos ha sostenido en medio de las tormentas

terrible como un vaso de cristal rebosante de lava que arde y se mece

terrible ha sido nuestro amor pero también nuestra más quieta compañía.

 

 

FR

 

un día el fuego amó con pasión a la lluvia y le declaró su gran afecto

la lluvia no supo qué decir porque no tenía experiencia en apegos

entonces probaron el beso y el abrazo intensos y allí desaparecieron.

  • Portada de BD, nuevo poemario de Cruz-Villalobos