Jueves, 17 de agosto de 2017

Homenaje a las víctimas del Franquismo

Cementerio de Nava de Francia a las 17,30h

 

A las 19,00 en el teatro municipal de La Alberca

Han tenido que pasar 80 años, para que se les pueda hacer un homenaje a las víctimas de la represión franquista en La Alberca, gracias al coraje y tesón de Loli López Gil, nieta de uno de los fusilados (Paulino Becerro García)  y en colaboración con la Asociación Salamanca Memoria Justicia, y J.S. de Salamanca.

Se empezará a las 17,30 en el Cementerio de Nava de Francia, lugar donde están enterrados ocho vecinos de La Alberca, donde se colocará una placa con los nombres de estas personas junto a algunos de sus familiares.

Y a las 19,00h se organiza por el Ayuntamiento de La Alberca, un acto que tendrá lugar en el teatro municipal, y donde se recordarán a las 17 víctimas albercanas , más un hombre y una mujer sin identificar, y enterrados en el cementerio local y que podrían ser el matrimonio formado por Sinforosa López Gómez y Santiago López, naturales de Molinillo.

Habrá intervenciones con lectura de poesías, y musicales, pero sobre todo los testimonios de sus familiares que nos contarán de sus vivencias y sentimientos, ante la pérdida de sus queridos familiares en aquellas trágicas y crueles situaciones.

Estas fueron las víctimas de aquella barbarie:

Rufino Anaya Expósito de 39 años, Casado con Ángela Martín García. Jornalero. Natural de Ciudad Rodrigo Hijo de padres desconocidos. Víctima mortal.

Paulino Becerro García, de 41 años. Casado con Juana González Barrado en terceras nupcias. Jornalero. Natural de La Alberca, hijo de Luis Becerro Martín y Juana y Paula García Martín. Víctima mortal.

Ángel Becerro Martín, de 28 años Soltero. Jornalero. Natural de La Alberca. Hijo de Laureano Becerro y Juana Martín. Víctima mortal.

Baldomero Calama Hernández “El Chispa”, de 40 años. Soltero. Jornalero. Natural de La Alberca. Hijo de Ramón Calama Sanz y Vicenta Hernández Sanz. Víctima mortal.

Gregorio Cilleros Sanz “El Cachonal”. De 42 años. Casado con Petra Gómez Sánchez. Jornalero. Natural de La Alberca. Hijo de Manuel Cilleros Sánchez. Y Benita Sanz Mancebo. Víctima Mortal.

Braulio o Claudio García Guzmán, Casado con Cristina Martín Iglesias. Jornalero. Natural de La Alberca. Hijo de Pedro García Hernández y Lorenza Guzmán Domínguez. Víctima mortal.

Mauricio Gómez Luis. Casado en segundas nupcias con Teresa Torres Sánchez Albañil. Natural de La Alberca. Hijo de Manuel Gómez Hernández y Nicasia Luis González. Víctima mortal.

Manuel Guinaldo Mancebo “Potrico”. 42 años. Casado con Florentina Martínez Luis. Jornalero. Natural de La Alberca. Hijo de Laureano Guinaldo y Teresa Mancebo. Víctima mortal.

Jesús Hernández Cilleros. De 45 años Casado con Victoria Salgado Angulo. Jornalero. Natural de La Alberca. Hijo de Martín  Hernández y Josefa Cilleros. Víctima mortal.

Faustino Hernández Maíllo. De 29 años. Casado con Ignacia Cilleros Martín. Jornalero. Natural de La Alberca. Hijo de Francisco Hernández Pascual y Luciana Maíllo Gil. Víctima mortal.

Victoriano Martín López “El Niñete” de 31 años. Casado con Eustaquia Sánchez y Sánchez. Jornalero. Natural de La Alberca. Hijo de Pedro Martín Iglesias y Bonifacia López Pascual. Víctima mortal.

Juan de la Cruz Muñoz Barés de 34 años. Jornalero. Natural de La Alberca. Hijo de Marcelino Muñoz y Petra Barés.  Víctima mortal.

Santiago Martín Barés de 39 años. Casado Con Julia Becerro Martín. Jornalero. Natural de La Alberca. Hijo de Marcelino Muñoz y Petra Barés. Víctima mortal.

Leoncio Rodríguez Martín de 38 años. Casado con Nieves Pies García. Jornalero. Natural de La Alberca. Hijo de Matías Rodríguez y Elisa Martín. Víctima mortal.

Rufino de la Rúa Cortés de 39 años Casado. Natural de Bejar, hijo de Juan de la Rúa y Juana Cortés. Víctima Mortal.

José Manuel Sánchez García. ”Hijo del Capi”, de 20 años. Soltero. Jornalero. Natural de La Alberca, hijo de Saturnino Sánchez Becerro y Ramona García Villanueva. Víctima mortal.

Nicolás Simón Hernández. 51 años. Casado cn Juana Hernández Maíllo. Jornalero. Natural de La Alberca. Hijo de Antonio Simón Matea Hernández. Víctima mortal

Nombre sin identificar enterrado en el cementerio de La Alberca ¿Santiago López?, encontrado muerto el 12/08/1936 en el Regato de las Marquesas en La Alberca así como una mujer.

Los asesinos Franco y Millan Astrai

Y ahora nos encontramos después de tantos años, en los cuales se ha tratado siempre de impedir estos homenajes por el mismo partido, el Partido Popular, que aún no ha condenado al dictador y asesino Franco, y que presidieran las calles y plazas estos asesinos de la sinrazón, siendo este mismo año cuando se ha podido llegar a retirar el medallón de Franco de nuestra hermosa Plaza Mayor, no sin antes llevar años de lucha para quitarlo.

Incluso a las víctimas se les ha negado la posibilidad de reivindicar su dignidad, las de ellas, y las de quienes pensaban y siguen pensando como ellas. Mientras, los victimarios, quienes después de muchos años, las victimas siguen llorando en silencio, siguen cerrando las ventanas para hablar, pero además del daño psicológico que arrastra, el silencio es intrínsecamente injusto, porque extiende la sombra de la duda sobre la víctima, la rodea de sospechas, le impide defender la legitimidad de sus opciones, el derecho a pensar de manera diferente, a protestar contra la infamia y el terror, el silencio pone entre paréntesis a quienes perpetraron la barbarie y quienes siguen alimentándose de la ideología que la sostuvo campa a sus anchas sin sonrojo y sin remordimiento. Una situación preñada de una perversión tan éticamente inaceptable como socialmente degradante: es la víctima la que carga con la responsabilidad y con la culpa, mientras que los asesinos siguen aupados en la inocencia.

Fue un genocidio en toda regla perpetrado al amparo del terror, dictado por el odio, y llevado a cabo con una vesania animal y fanática contra personas indefensas.

Hemos de recordar, a quienes a quienes llevaron a cabo este  genocidio en toda regla perpetrado al amparo del terror, dictado por el odio, y llevado a cabo con una vesania animal y fanática contra personas indefensas.

 Silenciar todo estos incumplimientos, la dictadura, la tortura, el asesinato o las guerras, y apoyar a los que las promueven nos convierte en cómplices.

                                                                             Andrés Barés Calama.