Domingo, 24 de septiembre de 2017

Un pueblo joven y comprometido

MIRANDA DE AZÁN | Entre los proyectos planteados está el mejorar el acceso peatonal al cementerio, un punto limpio de enseres domésticos y residuos vegetales o finalizar el edificio multiusos
La modernización del alumbrado público ha permitido ahorro y la liquidación de la deuda

Acabamos de pasar el ecuador de nuestra segunda legislatura, momento ideal para hacer un balance de seis años de gestión al frente del Ayuntamiento, seis años de trabajo continuado para dotar al municipio de identidad propia.

La gestión económica siempre fue una prioridad pues de ella se deriva la capacidad de acción que pueda tener un ayuntamiento. Uno de los principales objetivos fue acabar con la deuda mediante el estricto control de gastos, la utilización de recursos propios, y la inversión en infraestructuras que generasen ahorro como la sustitución de la antigua iluminación por otra más moderna LED y el cambio del sistema de calefacción de los edificios municipales por uno de biomasa, apostando por la sostenibilidad energética.

Todo esto ha permitido invertir en el soterramiento de gran parte del cableado, en mejorar la canalización de aguas, crear nuevas instalaciones deportivas, y acondicionar espacios comunes que se estaban perdiendo.

Tener las cuentas saneadas ha permitido que, desde el Ayuntamiento, se puedan ofrecer servicios como ludoteca gratuita en vacaciones, cursos de natación, y un completo programa de actividades culturales, sociales y de ocio.

Como proyectos más inmediatos se está planteando mejorar el acceso peatonal al cementerio, habilitar un apeadero para facilitar el transporte público, construir un punto limpio reciclado de enseres domésticos y residuos vegetales, pavimentar el camino de Mozárbez, finalizar el edificio multiusos, crear un gimnasio popular y facilitar el asentamiento de nuevas empresas que permitan mejorar la calidad del servicio de internet.

Otro tema importante, enquistado en el tiempo, que se empieza a solucionar es la herencia recibida de los sectores urbanísticos de Los Guijos y Las Liebres, procedente de una reparcelación de suelo rústico, realizada en los años 70 y 80 ,y que ha generado problemas urbanísticos y medioambientales. Desde el Ayuntamiento se ha impulsado al sector de Los Guijos para que hagan la obra de conexión a la red municipal de agua potable y se realice la puesta al día del colector de aguas residuales. En cuanto a Las Liebres, se ha dado apoyo al “Plan Especial de Asentamiento Irregular en Suelo Rústico” que permitirá normalizar y dar servicios básicos a las viviendas existentes y de nueva construcción.

La consolidación de estas dos urbanizaciones es fundamental por ser la vía natural de expansión urbana del municipio y por ello, su control y desarrollo debe gestionarse de manera sostenible tanto ambiental como económicamente, sin que supongan un perjuicio para el núcleo urbano. También en este tiempo nos hemos convertimos en el primer Municipio del Bien Común formando así parte de una red desde donde se trabajan los temas de solidaridad, transparencia y democracia, participación ciudadana y medioambiente.

Aumento en gasto social

Hemos aumentando la partida de gasto social manteniendo la subvención a las asociaciones del municipio, aumentando la ayuda a la natalidad y creando nuevas partidas como la ayuda a material escolar o la creación de un fondo de microcréditos a interés 0%, completamente gratuito, para gastos extras de familias y/o autónomos.

En cuestión de participación ciudadana el proyecto de “El Bosque de las Cuatro Estaciones” supuso la recuperación de un espacio verde y de ocio propuesto, aprobado y desarrollado por los vecinos y que queremos que presenten una segunda fase de ampliación. Somos un pueblo que ha conseguido conjurar la despoblación y el envejecimiento. Un pueblo joven, comprometido y con ganas de compartir su futuro como demostramos cada año en el Mercado Campesino donde el éxito conseguido, no hubiese sido posible sin la sincera colaboración de su gente.

Tenemos un reto pendiente: concienciar de que la transparencia y la participación no es algo puntual que caracterice la gestión de un determinado grupo sino que es un derecho, y un deber, exigible a quien gobierne. Es la mejor herramienta para crear una comunidad solidaria, fuerte, abierta y consolidada; y a su vez el mejor arma que tendremos para hacer frente al futuro incierto que se plantea para los municipios pequeños de Castilla y León.

José Luis Sánchez