Miércoles, 20 de septiembre de 2017

Vacaciones en la política

Como todos los años, el verano llegó como el tiempo de las vacaciones para la mayor parte de los trabajadores españoles y, entre ellos, para los diputados, senadores y procuradores, una vez acabado el periodo de sesiones.

Supongo que no faltará quien diga con sarcasmo ¿pero los políticos trabajan? Y en algunos casos no le faltará razón en su cuestionamiento, pues los hay quienes cobran por no hacer casi nada, aunque también hay que indicar que hay políticos que trabajan y mucho, aunque escaseen en el caso de los elegidos por Salamanca.

Como ejemplo paradigmático del primer caso, de los que calientan poltrona en un escaño en el que no hacen nada más allá de votar de vez en cuando lo que mande el jefe, podemos situar a varios salmantinos. El ‘buque insignia’ sería Javier Iglesias en su faceta de senador, cargo en el cual no ha hecho nada más allá del obligatorio juramento de mandato, ni tan siquiera presentar una pregunta. Puede que sea porque su labor como presidente de la Diputación de Salamanca o de concejal de Beleña ocupe todo su tiempo. No obstante, si es ese el caso debería ceder su puesto a quien tuviese como suplente en las elecciones, que quizá pudiese hacer algo más por Salamanca en el Senado.

No muy diferente es el caso de otra senadora salmantina, Esther del Brío, cuya actividad en un año como senadora, según se desprende de la propia web del Senado, se ciñe a haber presentado una moción en comisión, por lo que debería ‘ponerse las pilas’ en cuanto vuelva la actividad al Senado si quiere justificar ante los electores su puesto. Claro, que cabe preguntarse también si a los salmantinos les importa realmente que se lleven iniciativas sobre Salamanca a las cámaras o si les da igual.

La terna del PP en el Senado la completa Gonzalo Robles, actualmente investigado por un supuesto trato de favor en el reparto de fondos a una fundación cercana a dicho partido, y que en un año ha presentado 4 mociones en comisión, 1 ante el pleno, 1 pregunta oral en comisión y 1 comparecencia en comisión. Mejor balance que sus compañeros en el Senado, pero muy escaso aun así. De hecho, un senador valenciano, Carles Mulet, ha presentado más iniciativas sobre Salamanca que los tres senadores salmantinos del PP juntos. Algo que también logra la cuarta senadora salmantina, la socialista Rosa María López, que se disputa con Mulet el liderazgo en el número de iniciativas presentadas en la Cámara Alta sobre Salamanca.

Por su parte, en el Congreso hay casos no muy distintos a los de Iglesias, Del Brío o Robles, como el de Bienvenido de Arriba, elegido diputado por nuestra provincia en las filas del Partido Popular, y cuya actividad en más de un año en el cargo se restringe a haber hecho 3 preguntas al Gobierno con respuesta escrita (por cierto, todas presentadas en el mismo día, el 16 de diciembre de 2016). En su favor cabe decir que, iniciativas aparte, ha intervenido varias veces ya sea en el Pleno (el 11 de mayo de 2017) o en comisiones.

Algo más activa ha sido María Jesús Moro, también diputada popular, que en el mismo periodo presentó 7 preguntas al Gobierno (curiosamente y al igual que De Arriba, todas ellas el 16 de diciembre de 2016) así como una pregunta oral en pleno el día previo, habiendo realizado bastantes más intervenciones en el pleno o comisiones que su compañero de escaño.

En el lado opuesto, se encontrarían aquellos diputados elegidos por Salamanca que han sido mucho más activos que sus compañeros, siendo el caso del socialista David Serrada y el popular José Antonio Bermúdez de Castro, de quienes en este año de legislatura se contabilizaron 212 y 73 iniciativas parlamentarias respectivamente, con un número de intervenciones en pleno o comisiones similar al de la diputada María Jesús Moro.

No obstante, con más iniciativas o con menos, para todos ellos llegaron las vacaciones de la misma manera, percibiendo el sueldo del mismo modo, hubiesen presentado 212 iniciativas parlamentarias como Serrada, o ninguna como Javier Iglesias. En todo caso, no estaría de más que algunos de nuestros diputados, senadores y procuradores reflexionasen acerca de qué quiere decir la expresión de “ganarse el sueldo”.

Por mi parte, solo espero que de cara al próximo curso parlamentario, todos los representantes de Salamanca trabajen duramente para poder decir que se han ganado las vacaciones. Hay mucho por lo que luchar en esta provincia, mucho que reclamar para dejar de ser vagón de cola, y sobre todo para frenar de una vez esta maldita despoblación que nos desangra. Pónganse las pilas.