Lunes, 21 de agosto de 2017

De pateras y pacatos

193

Vuelvo a ver en la tele kilos de carne de seres humanos montadas en embarcación es de desesperación. Me niego a insensibilizarme, y trato de hacer ejercicios de justicia y solidaridad.

Me rebelo contra políticas mediocres que niegan el pan y el agua, que condenan a la muerte.

Me sublevo contra mis convecinos, esa panda de pacatos que tienen miedo hacia la llegada de otras personas; que se resisten a ayudar a quien de verdead necesita ayuda.

Sociedad vacía, dirigentes hueros, sin sustancia ni corazón.

Predican el amor prójimo, y cierran con vallas la posibilidad de la vida.

Sólo una palabra: ¡Hipócritas!