Miércoles, 22 de noviembre de 2017

Arabia Saudí, un país donde los derechos humanos no existen

Los defensores y defensoras de los derechos humanos son todas aquellas personas, grupos u organizaciones que defienden los derechos humanos de forma pacífica, visibilizando aquellas acciones que van en contra de los derechos de cada persona. El propio Estado puede lograr silenciar las opiniones u acciones llevadas por estas personas mediante las penas de cárcel, amenazas, torturas, etc. Arabia Saudí es un claro ejemplo donde la libertad de expresión es un delito.

Autora: Raluca Cosmina Budian. Activista por los Derechos Humanos

     Mohammad al Qahtani, profesor de Economía y cofundador de la Asociación Saudí de Derechos Civiles y Políticos (ACPRA) junto a Abdullah al-Hamid, Issa al Nukheifi, activista de derechos humanos y miembro de la ACPRA, Ahmed al Mushaikhass, miembro fundador del Centro Adala para los Derechos Humanos, Raif Badawi bloguero y defensor de los derechos humanos en Arabia Saudí, son solo algunos de los nombres que permanecen en prisión y cuyo único delito es la libertad de expresión. Vidas humanas arrebatadas por defender los derechos humano de cada persona y la libertad. Sus únicos delitos son la creación de páginas web que defiendan los derechos humanos y donde cada persona pueda expresarse, publicaciones en las redes sociales o acudir a protestas que luchaban por las violaciones cometidas por parte del Estado.

    Arabia Saudí utiliza la ley antiterrorista para reprimir la libertad de expresión de cualquier persona que defiende los derechos humanos. Esta ley permite “criminalizar” cualquier forma de protesta o reunión que implique “poner en duda” las decisiones del Estado. Las penas pueden llegar desde cientos de latigazos junto a un encarcelamiento hasta la propia pena de muerte. No hay nada que proteja a estas personas exceptuando la presión internacional por parte de varias organizaciones como Amnistía Internacional o el Observatorio de Derechos Humanos. Según Lynn Maalouf (directora adjunta de Investigación de la Oficina Regional de Beirut de Amnistía Internacional), “los activistas de derechos humanos en Arabia Saudí son una especie en peligro. Se desvanecen uno a uno enjuiciados, encarcelados, intimidados para que guarden silencio u obligados u obligados a exiliarse.” Los derechos humanos en este país, podríamos decir que son inexistentes.

     A pesar de ello, Arabia Saudí pertenecer al Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas desde el año 2014. ¿Cómo es esto posible? Es uno de los países que más violaciones a los derechos humanos ha realizado en los últimos años, desde disidencias pacíficas, activismo, hasta los crímenes e injusticias realizadas en Yemen debido al conflicto armado en el que se encuentran.  

    Desde Amnistía Internacional se pide libertad a todas aquellas personas que han sido condenadas por expresar o protestar pacíficamente, así mismo, como la desaparición de todas las leyes que criminalizan a estas personas llevándolos a ser presos/presas de consciencia. Las personas tenemos que tener libertad a la hora de acceder a la información, así mismo como, poder expresarnos libremente sin miedo a las represalias que puedan conllevar.