Viernes, 21 de julio de 2017

Melodía solar

Los planos esenciales de este espacio reiteran lo solar. Discos de girasoles "van-goghsianos" que se reiteran, albergando en sus círculos esas nuevas semillas de la vida. Pero detrás el árbol, como isla vigilante de este espacio esencial, atalaya y, al tiempo, ámbito acogedor de lo perenne. Todo sucede en planos sobrepuestos, desde la tierra al cielo. Porque el fuego es el amarillo estival de los girasoles. Y el agua vive dentro, en el subsuelo, en los espacios de lo oscuro, para nutrir, callada, las raíces.

Los planos esenciales de este espacio reiteran lo solar. Discos de girasoles "van-goghsianos" que se reiteran, albergando en sus círculos esas nuevas semillas de la vida. Pero detrás el árbol, como isla vigilante de este espacio esencial, atalaya y, al tiempo, ámbito acogedor de lo perenne. Todo sucede en planos sobrepuestos, desde la tierra al cielo. Porque el fuego es el amarillo estival de los girasoles. Y el agua vive dentro, en el subsuelo, en los espacios de lo oscuro, para nutrir, callada, las raíces.

José Luis Puerto (Texto) / Santiago Bayón (Fotografía)