Martes, 26 de septiembre de 2017

Unas exigencias de C´s que no se las cree ya ni Caperucita

A diferencia del PSOE y de Podemos, Ciudadanos no ha exigido a fecha de hoy ninguna responsabilidad política al presidente de la Junta por los casos de corrupción que investigan sendos juzgados vallisoletanos. Algo que no deja de ser paradójico en el partido paladín de la “regeneración democrática”.

Y un total contrasentido cuando al mismo tiempo su portavoz, Luis Fuentes, no suele cortarse un pelo al referirse a la actitud de Juan Vicente Herrera, al que ayer mismo acusó de haber emprendido una “huida hacia delante” cuando “los suyos han estado esquilmando Castilla y León con sus tramas de corrupción”.

Sin embargo, el hecho cierto es que, por segundo año consecutivo, Ciudadanos ha pactado con el PP los Presupuestos de la Comunidad sin haber puesto ninguna condición previa en materia de regeneración democrática. Es más, en fechas anteriores a su aprobación el partido naranja realizó dos peticiones -que no exigencias- que el PP ignoró olímpicamente. Una de ellas consistía en la eliminación de los aforamientos de procuradores y consejeros de la Junta a través de una reforma exprés del Estatuto de Autonomía, tal como se ha aprobado ya en el Parlamento de Murcia. Y la otra era el cese en sus cargos del alcalde de Olmedo y procurador Alfonso Centeno, investigado por el Tribunal Superior de Justicia por presuntos delitos de prevaricación y cohecho (caso Meseta Ski).

Después de que el PP hiciera caso omiso de ambas peticiones sin que Ciudadanos se replanteara su apoyo a los Presupuestos de 2017, Fuentes se descolgó durante el debate sobre el estado de la comunidad planteando esas dos mismas cuestiones y tres más como condiciones previas para sentarse a negociar cualquier asunto relacionado con los de 2018. Ciudadanos exige además que el PP se siente a negociar la reforma de dos Leyes, la Ley Electoral y la que regula la designación de los senadores autonómicos, así como que el grupo popular se abstenga de vetar las comparecencias ante las comisiones de investigación que cuenten con el respaldo conjunto de todos los demás grupos.

Quizá para hacerse perdonar que no haya pedido su dimisión, Fuentes recordó ayer a Juan Vicente Herrera los “deberes” (sic) que debe cumplir si quiere contar con el apoyo de Ciudadanos en los próximos Presupuestos. El problema es que a estas alturas el cuento del lobo no se lo cree ya ni Caperucita.