Martes, 26 de septiembre de 2017

Paisajes con memoria

Ahora no se abandona los pueblos se van quedado vacios 

 

Felipe II envió, durante su reinado, un cuestionario para completar sus relaciones topográficas. En él pedía información sobre los sitios de los pueblos y lugares despoblados que hubiere en la tierra y el nombre que tuvieron y la causa porque se despoblaron. El monarca se encontró con que Madrid tenía 82 pueblos deshabitaos.

En el Siglo XVIII, el Marqués de la Ensenada, preocupado por la evolución demográfica, encargó la realización del primer catastro. Dos siglos después España tiene de 2.000 pueblos vacíos y otros 5.000 en peligro de extinción.

El éxodo masivo del campo a la ciudad se produjo, principalmente en los años cincuenta y sesenta. Era la época de los Planes de Estatización y desarrollo. El Gobierno prefería mano de obra en los cinturones industriales, la mayor parte de estos pueblos fantasmas se concentran en dos comunidades autónomas: Castilla y León y Aragón.

            Solo en la provincia de Huesca   hay unos 120 y en la Soria pasan de un centenar.

Van a desaparecer muchos más. Los pueblos con menos de 100 Habitantes están condenados a desaparecer. En, esta situación se encuentran ya 280 núcleos le población de la Comunidad Castellanoleonesa.

La supervivencia en estas zonas no es fácil. Son lugares que ofrecen salidas muy precarias para una vida social acorde con los tiempos que corren, la razón que mejor explica el abandono de los pueblos es la escasa capacidad que tienen para mantener un nivel de vida digno.

No hay luz, ni agua corriente, ni teléfono., ni cobertura En ocasiones, el médico más cercano estaba a tres horas a pie porque no tenían carreteras por las que pudieran circular vehículos. A Quintanillas, un pueblo de la Provincia de Ávila, no se puede llegar ni con un 4 x4. Los Aneares leoneses, cuando se muere una persona en invierno hay que esperar a los deshielos para poder baja; el cadáver al cementerio.