Lunes, 25 de septiembre de 2017

Cartas de los lectores

Calles y plazas inhóspitas y duras

Convertir Salamanca en una ciudad inhabitable: no se puede llenar calles y plazas de hormigón, piedra o metal... Una ciudad amable, feliz...es la que conjuga naturaleza y construcciones, y, si además, cuenta con patrimonio monumental !tanto mejor¡ Pero Salamanca, ha ido perdiendo zonas verdes y las plazas urbanizadas parecen querer hacer desaparecer cualquier atisbo de sombra tan necesaria para la gente, sobretodo la mayor o niños. Si lo que se entiende por zonas verdes es el proyecto de reforma de la Plaza de los Bandos !apaga y vámonos¡ ¿No será que los jardines dan poco beneficio a constructores?