Lunes, 11 de diciembre de 2017

Salas Bajas vive un auténtico ‘infierno’ atlético con la ‘infernal Running’

La prueba competitiva, patrocinada por ATV, fue a las 19 horas. Los participantes tuvieron que superar complicados obstáculos durante los 7 kilómetros de recorrido

Uno de los equipos de la Infernal Running, antes del comienzo de la prueba

Salamanca ha sido una de las seis localidades elegidas de España para acoger una de las pruebas que en la actualidad se están disputando de la I Edición de la ‘Infernal Running’. Y la aventura no defraudó a nadie. Decenas de participantes y un gran ambiente deportivo inundó el Parque Antonio de Nebrija, punto de salida del espectáculo y cerca del complejo deportivo de Salas Bajas.

La ‘Infernal Running’ salmantino fue un auténtico infierno para los inscritos en esta edición charra. Se trata de una prueba de obstáculos, todos superables, aunque algunos complejos y que se desarrollaron al aire libre. Los participantes debieron demostrar en todo momento su espíritu de superación y su capacidad para trabajar en equipo con la búsqueda de retos y nuevos desafíos. Tuvieron que salvar barreras naturales y artificiales como ríos, zonas de barro o vallados entre otras dificultades, pero mucho menos exigentes que en la Farinato Race.

El objetivo final es la diversión, el disfrute y la felicidad de cada participante. ‘Infernal Running’ nace para hacer crecer el mundo de las carreras de obstáculos con nuevos aficionados premiándose la finalización del recorrido por encima de cualquier otra marca.

La prueba tuvo casi 7 kilómetros de recorrido y la salida y la meta estarán ubicadas en el parque Elio Antonio de Nebrija, y discurrió por el entorno del Arroyo El Zurguén. En el parque se instalaron aseos, contenedores, servicio de guardarropa, carpa de dorsales y un escenario desde el que se amenizó la prueba para participantes y asistentes.

El desarrollo de la competición tuvo una tanda competitiva que dio comienzo a las 19 horas y contó con una veintena de obstáculos, el resto fueron tandas populares que se sucedieron cada 20 minutos. También se celebró una prueba especial para niños de entre 500 y 1.000 metros.

Foto: Alberto Martín