Viernes, 28 de julio de 2017

El coro Ars Nova recupera la música del maestro Antonio José en el Conservatorio salmantino

Javier Castro, director: “En la música de Antonio José no percibimos la tragedia y el horror de su época”

El coro Ars Nova interpretará prácticamente la totalidad de la música para coro y para voz y piano del autor burgalés Antonio José bajo la dirección de Javier Castro en el concierto que  tendrán  lugar  el  sábado,  27  de mayo , en  el  Conservatorio Profesional  de Música  de  Salamanca  y  el  domingo  28  de mayo  en  el  Auditorio  San Francisco, de Ávila. Javier Castro ha investigado acerca de la obra del burgalés y, comprometido con la  divulgación  de  la  misma,  ha  dirigido  el  conjunto  de  su  obra  orquestal.  Para  la recuperación de  las partituras vocales ha  reunido de nuevo al grupo Ars Nova con  la intención  de  dar  a  conocer  la  tradición  musical  castellana,  uno  de  los  principales intereses del compositor.

Antonio José, que en 2016 se conmemoraron 80 años de su fallecimiento, es uno de los músicos más interesantes de la música española del primer tercio del siglo XX y cuenta  con una producción musical  considerable, a  pesar de  su  temprana muerte al comienzo de la Guerra Civil.  

CONCIERTO

- Salamanca

Sábado 27 de mayo de 2017

Auditorio del Conservatorio Profesional de Música – 20 horas.

Entrada:  8   euros  (se  podrá  adquirir  a  partir  de  una  hora  antes  del  comienzo  del  concierto).

Javier Castro: “En la música de Antonio José no percibimos la tragedia y el horror de su época”

El concierto que ofrecerá el coro Ars Nova  nos acercará a la música vocal del compositor burgalés Antonio José Martínez Palacios. Este músico, a pesar de su temprana muerte, a principios de la Guerra Civil, es una de las figuras más interesantes de la música española del primer tercio del siglo XX.

Antonio José legó un amplio catálogo musical repleto de composiciones que tienen de fondo melodías del cancionero popular burgalés. Gran amante de su tierra podríamos considerarlo un embajador de la música burgalesa y castellana.

Javier Castro, catedrático en el Conservatorio Superior de Salamanca, se pone al frente de Ars Nova para dirigir este concierto en el que pretende acercar la música de Antonio José al público salmantino. Estudioso de la obra del burgalés y, comprometido con la divulgación de la misma, ya ha dirigido el conjunto de su obra orquestal.

Nos encontramos en este concierto con la obra vocal de Antonio José Martínez Palacios, ¿qué es lo que le atrae de la figura de este compositor?

Antonio José me ha acompañado desde mi juventud. Soy burgalés, y allí se cantaban algunas de sus obras corales. El director de mi coro había hecho un arreglo para voces mixtas del “Agudillo”, el tercero de los Cinco coros castellanos, y lo he cantado desde que tengo 15 o 16 años. Luego llegaron a mis manos algunas de sus partituras para piano solo. En cierto modo, siempre fue una figura o, mejor dicho, un nombre que estaba ahí, pero no sabíamos mucho de él. Apenas que había nacido en Burgos y poco más. Mi profesor de piano me regaló su cancionero y ahí pude leer una muy interesante introducción con datos de su biografía que había redactado Miguel Ángel Palacios. Recuerdo que revisé con atención las piezas del cancionero e incluso me atreví a armonizar una para coro a cuatro voces y a llevársela a nuestro director para ver si podíamos probarla. Desde estos primeros contactos con la música de Antonio José, me ha atraído el carácter directo y sincero de su obra, y también el misterio que envolvía su música. El nombre me fue siempre muy familiar, pero sabía poco de él y conocía poca música.

Afortunadamente, en los últimos años se han sumado mucho esfuerzos para difundir su obra y también su vida, destacando la publicación del libro En Tinta Roja del mencionado Miguel Ángel Palacios en 2002 y la publicación en disco y en papel de varias de sus obras orquestales y corales. Primero he sido receptor de todas esas novedades, y después he tenido la fortuna de poder difundir la música de Antonio José y estudiar sus obras a fondo al dirigir con la Orquesta Sinfónica de Burgos la totalidad de su obra sinfónica. Cuanto más profundizo en sus partituras, más atraído me siento por ellas.

¿Cómo describiría la música de este autor? ¿Cuáles son sus rasgos más característicos dentro de su contexto histórico?

Es una música directa y sincera, desprovista de grandes artificios o de opulencia. Sin duda, su modelo era la sencillez de la música popular, que consideraba el germen de toda belleza. Sin embargo, era un gran armonista, y era capaz de revestir a una misma melodía de gran variedad de matices a través de diferentes tratamientos armónicos. Poseía una gran imaginación en este aspecto, y también fue muy atrevido e innovador usando, por ejemplo, las diferentes posibilidades tímbricas del coro. Como orquestador siguió al principio los ejemplos de Ravel, Debussy y Wagner y, en su inconclusa ópera El Mozo de Mulas, ya se adivina un estilo personal. Sus obras corales y camerísticas están muy bien equilibradas desde el punto de vista formal y en las obras de gran formato como la Sinfonía Castellana demuestra ser atrevido y audaz en el tratamiento de la forma. Aún tomando por modelo las canciones populares, siempre sintió rechazo por las músicas frívolas o desprovistas de arte que solamente buscaban el aplauso fácil del público.

¿Cómo se explica que la figura de Antonio José haya tardado tanto tiempo en recuperarse, a diferencia de otros artistas de su época?

Su prematura desaparición tras ser fusilado en septiembre de 1936 lo sumió en un profundo olvido. Era el director del Orfeón Burgalés, y en su ciudad era realmente alguien querido y apreciado por la inmensa mayoría de la ciudad, por su carácter afable, su talante abierto y su disposición a ayudar a los demás y de contribuir a mejorar la vida cultural de la ciudad. Su desaparición se convirtió en un tema tabú: los verdugos sabían que no tenían nada de lo que presumir al hacerlo desaparecer y el caso se extinguió. Todos sus allegados y amigos evitaban hablar sobre él o mantener viva su música, temiendo posibles represalias, y su figura pasó al olvido para la España de posguerra. Solo el empeño de unos pocos a partir de los años setenta ha conseguido poco a poco que se vaya redescubriendo su figura.

¿Por qué ha elegido el coro Ars Nova para el desarrollo de este programa?

El coro Ars Nova es una formación que conozco perfectamente tras trabajar durante muchos años con ella. Es un coro flexible, capaz de adaptarse a varios repertorios muy diferentes, y Antonio José y su música han conectado siempre especialmente con el coro. Por encima de la calidad técnica de sus componentes, es su entusiasmo buscando la esencia de las obras que interpreta y el sentido de trabajo en equipo de todos ellos lo que hace posible poder afrontar desafíos tan grandes como este. Los Cinco coros castellanos son sin duda uno de los ciclos más complicados técnica y musicalmente que existen para coro a capella, y el coro Ars Nova está preparado para asumir el reto de trabajarlos.

¿Qué nos diría para que nos acerquemos al concierto del sábado?

Que vamos a escuchar buena música y que vamos a escuchar vida. Por encima de un muy buen coro, fantásticos pianistas y excelentes cantantes solistas (el concierto también tendrá algunas obras para coro y piano, para voces solas y piano y para coro a capella con solistas), lo que vamos a disfrutar es la música de una persona noble y sincera que escribió con el corazón y que nos dejó con su obra su mensaje de vida y belleza, obra y vida injustamente arrancadas con su fusilamiento. Y, al contrario que con otros artistas de su época, en la música de Antonio José no percibimos la tragedia y el horror de la época que le tocó vivir, sino más bien una alegría sincera que surge de la naturaleza. El sábado podremos impregnarnos algo de este mensaje.