Lunes, 18 de diciembre de 2017

USTA, especialistas en prevención y tratamiento de trastornos alimentarios

Terapia ambulatoria, hospital de día y piso tutelado para abordar la atención integral de pacientes con anorexia, bulimia o ingesta compulsiva, entre otros trastornos que no se deben subestimar
Terapia del hospital de día con una de las profesionales del equipo de USTA

La experiencia y profesionalidad de un equipo multidisciplinar avala la trayectoria desde hace más de diez años de USTA, Unidad Salmantina de Trastornos Alimentarios, en el tratamiento de los problemas de la conducta alimentaria. Desórdenes que, como subraya la psicóloga María Fernández, no deben ser subestimados, porque “detrás de un trastorno de alimentación hay un sufrimiento fuerte del paciente”. Los trastornos alimentarios van más allá de no querer comer o de estar obsesionado con el peso, “son un trastorno psicológico grave y complejo con una gran repercusión”.

Ofrecer el mejor tratamiento individualizado es una de las claves de USTA a la hora de abordar la atención de los pacientes, con acompañamiento durante todo el proceso de la enfermedad hasta su plena recuperación física y emocional, y dotándole de las herramientas adecuadas para “la prevención de recaídas”. La anorexia, bulimia o ingesta compulsiva son los trastornos más conocidos, pero no los únicos. De hecho en los últimos años se han identificado nuevos desórdenos alimentarios, como la ortorexia, vigorexia o la drunkorexia. Trastornos que, aunque son más frecuentes entre los jóvenes, mayoritariamente chicas, pueden desencadenarse a cualquier edad.

Son múltiples los factores que suelen esconderse detrás, desde la autoexigencia o el tener una personalidad perfeccionista, a la baja autoestima, mala gestión emocional o los malos hábitos alimentarios mantenidos en el tiempo. “Una dieta restrictiva” suele ser el detonante en un “intento de solucionar los problemas de manera errónea”. Es, como subraya la psicóloga, “la trampa de la anorexia”, por ejemplo.

Tratamientos personalizados  

Para cubrir todas las necesidades que precisan estos pacientes USTA cuenta con tratamientos de diferentes niveles: tratamiento o terapia ambulatoria; hospital de día, que proporciona apoyo alrededor de todas las comidas sin aislar al paciente de su entorno familiar y social y tratando de normalizar la relación con la comida; y piso tutelado con un control ininterrumpido las 24 horas del día los 365 días al año. El trabajo profesional en equipo (psicólogos, psiquiatras, nutricionistas, médicos internistas y terapeutas ocupacionales) y la continua comunicación son factores claves de su éxito en el tratamiento de los problemas de la conducta alimentaria.

También hay que señalar que USTA colabora en diferentes grados de la USAL, impartición de cursos, conferencias y seminarios sobre la prevención de los trastornos de conducta alimentaria.

¿Cómo detectar un trastorno alimentario?

La psicóloga María Fernández aporta unas sencillas pautas para saber si nuestro hijo/a está sufriendo un trastorno alimentario:

  • Los cambios bruscos de peso.
  • Tendencia al aislamiento social y a evitar comer delante de los demás.
  • Bajo estado de ánimo (ánimo deprimido).
  • Ansiedad.
  • Preocupación por el peso.
  • Preocupación por el etiquetado y composición de los alimentos.
  • Cambios de conducta con la comida (por ejemplo, eliminar alimentos y nutrientes como carbrohidratos, grasas o proteínas; o trocear más la comida).

Promover los hábitos saludables y cuidar la autoestima son dos factores importantes de protección y prevención de los trastornos alimentarios.

  • María Fernández, psicóloga de la Unidad Salmantina de Trastornos Alimentarios